scorecardresearch

«La mejor garantía para las pensiones es crear empleo»

Javier D. Bazaga
-

El responsable de Productos de Inversión y Previsión en Globalcaja apunta que «siempre es un buen momento para complementar la pensión pública de jubilación si queremos mantener la calidad de vida»

«La mejor garantía para las pensiones es crear empleo»

La preocupación por la sostenibilidad de nuestro actual sistema de pensiones aumenta, y las medidas que ha aprobado el Gobierno para paliar el déficit no parecen ser aún suficientes. José Luis Ortiz, experto en este ámbito de Globalcaja, ofrece algunas claves para resolver la difícil ecuación.

La llegada de la generación del 'babyboom' a la jubilación ha hecho saltar todas las alarmas sobre un modelo de pensiones ya de por sí tensionado. ¿Debemos estar preocupados?

Es uno de los retos del sistema actual de pensiones, que ya se preveía hace años dadas las tendencias demográficas. La esperanza de vida es cada vez mayor, a partir de los 65 años aumenta alrededor de 16 meses cada diez años, y la natalidad menor, lo que supone un fuerte desequilibrio en el sistema público, ya que hay un mayor número de beneficiarios y menos contribuyentes. El Gobierno central está tomando medidas para abordar esta situación, pero se requieren reformas estructurales encaminadas a disminuir la tasa de desempleo, aumentar la población ocupada y los salarios.

Se han producido avances en las últimas semanas en el Congreso de los Diputados y la Mesa por el Pacto de Toledo. ¿En qué consisten? ¿Van en la buena dirección?

El Congreso ha aprobado la reforma del sistema público de pensiones y entre las principales novedades están la revalorización de las pensiones con el IPC, la modificación de coeficientes para la jubilación anticipada, el alza de incentivos para la demorada, la transferencia del déficit de la Seguridad Social a las cuentas del Estado y la derogación del factor de sostenibilidad para sustituirlo por un mecanismo de equidad intergeneracional. Se trata de un primer paquete de medidas, que entrará en vigor a partir de enero de 2022, con el que se pretende reforzar la sostenibilidad futura del sistema. Sin embargo, no bastan para frenar el creciente déficit contributivo. Para ello, como le he comentado, son necesarias, además, medidas estructurales.

¿Existe la fórmula ideal para tener un sistema sostenible a largo plazo dado el envejecimiento de la población y la baja natalidad?

Es importante hacer una buena labor pedagógica para que la sociedad conozca y entienda cuál es la situación actual y los riesgos. Compensar con ahorro privado la previsible disminución que se producirá en la pensión media sobre el salario medio incentivando el ahorro privado o a través de planes de pensiones de empresas es una alternativa que ya se lleva a cabo en otros países de Europa. Otras medidas pasan, como ya se está planteando en algunos foros, por alargar la vida laboral, aumentar los recursos destinados a las pensiones públicas, sufragar las pensiones con impuestos indirectos, aplicar políticas activas de inmigración, aumentar la base máxima de cotización…

Las miradas están puestas en la eliminación del factor de sostenibilidad aprobado en 2013.

El factor de sostenibilidad vinculaba la cuantía de las prestaciones de los futuros pensionistas a la esperanza de vida, de tal forma que se reducían progresivamente. Entre las medidas aprobadas por el Gobierno está la derogación de este factor y sustituirlo por lo que se conoce como Mecanismo de Equidad Intergeneracional, que supone aumentar 0,6 puntos las cotizaciones durante diez años, entre 2023 y 2032, con el objetivo de disponer de unos 50.000 millones más de recursos en los próximos 10 años para hacer frente a las pensiones de los 'baby boomers' y poder garantizar pensiones entre 2032 y 2050.

Hemos oído propuestas para alargar la vida laboral, aumentar las cotizaciones… ¿Qué le parecen?

El desafío demográfico y el aumento en la esperanza de vida obliga a modificar la edad de jubilación. De lo que se trata es de garantizar la sostenibilidad y suficiencia del sistema y trabajar más allá de los 65 años es ya un hecho. Además, no podemos obviar que en la actualidad una persona de 65 o 67 años está perfectamente capacitada para seguir desarrollando su vida profesional. También es importante saber que la pensión podrá verse incrementada entre un 2 y un 4 por ciento por cada año completo adicional cotizado.

Los jóvenes también se incorporan cada vez más tarde al mercado laboral, cuando no lo tienen más difícil. ¿Podemos actuar sobre este aspecto?

Es necesario profundizar en medidas estructurales a nivel nacional que estimulen la actividad económica, relacionadas con inversiones, financiación, potenciación de la industria, infraestructuras, innovación… De esta manera, el mercado laboral generaría empleo y los jóvenes tendrían mayores facilidades para incorporarse a él. Creo firmemente que una de las mejores garantías para la sostenibilidad de nuestro sistema debería de ser generar empleo. Que el empleo crezca.

¿Sería recomendable en este momento acompañar la jubilación con un plan de pensiones privado?

Siempre es un buen momento para complementar la pensión pública de jubilación si queremos que nuestra calidad de vida cuando nos retiremos sea la misma de la que disponemos cuando estamos en activo. En este sentido, los planes de pensiones son los únicos instrumentos financieros que están directamente vinculados con nuestra jubilación ya que tienen una regulación y un tratamiento específico para ello. Son una buena alternativa de canalización del ahorro finalista y, por tanto, un buen estímulo para el ahorro a largo plazo. Además, cuanto antes empecemos mejor, ya que menos porcentaje de nuestra renta disponible tendremos que dedicar al ahorro y resultará más fácil repartir el esfuerzo ahorrador durante toda la vida activa de una persona.

¿Qué opciones ofrece Globalcaja para mejorar la pensión de los ciudadanos?

En Globalcaja siempre recomendamos que las personas reciban un buen asesoramiento. Se debe valorar de forma personalizada el perfil de riesgo, principalmente en base a dos variables: el horizonte temporal hasta la jubilación y la tolerancia al riesgo que se tiene como inversor. En función de estas dos variables, ofrecemos un plan de pensiones que seguro se ajusta a sus necesidades, porque tenemos una gama muy amplia, desde perfiles más conservadores, con más peso en renta fija y menos en renta variable o menos en renta fija y más en renta variable, hasta mucho más agresivos, en función del perfil de riesgo que estemos dispuestos a asumir. El asesoramiento que ofrecemos a nuestros clientes en nuestras oficinas es la manera más adecuada de ajustar tanto el producto como la diversificación necesaria en base a la situación particular de cada persona.