scorecardresearch

El Gobierno ve que la sexta ola «está llegando a su fin»

Javier D. Bazaga
-

El consejero de Sanidad avanza que volverá a activar los puntos móviles de vacunación para intentar elevar el porcentaje de inmunización en la población regional

El Gobierno ve que la sexta ola «está llegando a su fin» - Foto: A.Perez Herrera

El Gobierno de Castilla-La Mancha es optimista con la evolución de la sexta ola que, a juzgar por los datos, «está llegando a su fin». Así lo expresó el consejero de Sanidad, Jesús Fernández Sanz, que destacó que por primera vez en este 2022 se ha reducido la incidencia acumulada en la región por debajo de los 1.000 casos a 14 días, algo que no ocurría desde el 27 de diciembre, indicó.

El consejero insistió en que sigue siendo necesario mantener las precauciones y cuidados que nos han permitido llegar hasta este momento, con el uso de la mascarilla en interiores, mantener la distancia y el lavado de manos, pero con una IA a 7 días de 454 casos por 100.000 habitantes, «la tendencia a la baja está clara». También si comparamos los datos de contagio de los últimos fines de semana de enero, con 10.723 casos el del 22 y 23 de enero, y más de 8.000 el del 29 y 30, con el último del 12 y 13 de febrero, en que los contagios se quedaron en 2.858, casi 8.000 casos menos. También el notable descenso en la ocupación de camas hospitalarias y las de UCI. «Todo hace pensar que la sexta ola está llegando a su fin», remarcó.

Vuelven las unidades móviles de Vacunación. Fernández Sanz atribuyó estos datos al comportamiento de la ciudadanía, pero sobre todo a la vacunación que ha llegado ya a más de 1,6 millones de castellano-manchegos con la pauta completa, y a más de 92.600 niños menores de 12 años, con la primera dosis, el 63% de la población infantil –cerca de seis puntos por encima de la media nacional–. Es por eso que la Junta quiere elevar esas cifras, consciente de que el ritmo de inoculación de la dosis adicional «va más despacio», volviendo a movilizar los puntos móviles de vacunación para que vuelvan a las universidades, grandes empresas y a los centros comerciales, para que el que no se haya vacunado no lo haga porque no se han puesto los medios a su disposición.

El titular de Sanidad reconoció que con el volumen de vacunación que se ha logrado en la región«subir cada décima cuesta un poquito más», pero es su empeño lograrlo con este tipo de medidas como los puntos móviles. En los próximos días se concretará cuáles serán esos puntos con los responsables de los distintos enclaves.

De otro lado, Castilla-La Mancha seguirá insistiendo en reducir los días de cuarentena en los casos positivos de 7 a 5 o 3 días, en función de lo que determinen los técnicos de Salud Pública. Así lo trasladarán para que pueda estar encima de la mesa de próximos consejos interterritoriales de Salud, dado que «no está en el orden del día», confirmó Fernández Sanz, pero que «creemos que será una de las próximas medidas a tomar».