scorecardresearch

«La sociedad debe colaborar para cuidar a nuestros mayores»

Manu Reina
-

El teniente de la Guardia Civil, Óscar Palomares, es el coordinador provincial del Plan Mayor de Seguridad e incide en su labor diaria de la importancia de prevenir los hechos delictivos que pueden sufrir las personas de avanzada edad

«La sociedad debe colaborar para cuidar a nuestros mayores» - Foto: Reyes Martínez

Las personas mayores son el colectivo más vulnerable de la sociedad y, por ello, las instituciones y los organismos se vuelcan para que el bienestar de este sector poblacional prevalezca por encima de todo. Para que así sea se llevan a cabo innumerables iniciativas y programas que velan por su estado anímico, sanitario, emocional y de seguridad. Es en este último aspecto donde la Guardia Civil y la Policía Nacional juegan un papel fundamental, especialmente con el cumplimiento del Plan Mayor de Seguridad que lleva en activo desde  2010. En cada provincia existe un coordinador de cada Cuerpo de Seguridad. En el caso de la Guardia Civil, el teniente Óscar Palomares es el encargado de velar por la seguridad de las personas mayores en la provincia y de organizar diferentes acciones por cada uno de los rincones del territorio conquense. 

¿Qué es el Plan Mayor de Seguridad?

El Plan Mayor de Seguridad es una instrucción de la Secretaria de Estado de Seguridad que comenzó en  2010. En esa fecha se veía que la población mayor iba en aumento con un incremento de la esperanza de vida. Había que atender a este colectivo porque cada vez era incluso más numeroso. Aunque el porcentaje de personas mayores no difiere sustancialmente de otros colectivos, sí que las personas mayores son más vulnerables a sufrir determinados hechos delictivos. El número de delitos a personas mayores no es mayor a otros colectivos pero sí son vulnerables a unos delitos concretos. Por eso se implantó el Plan Mayor de Seguridad. En este plan trabaja tanto la Guardia Civil como la Policía Nacional y en cada provincia hay un coordinador de cada Cuerpo de Seguridad. 

¿Cuáles son los objetivos de este programa de actuación?

Tiene tres objetivos. El primero de ellos es prevenir las principales amenazas detectadas para la seguridad de las personas mayores, como son el maltrato en sus distintas vertientes, robos en sus domicilios o en entornos de entidades financieras, hurtos o estafas. Tenemos que prevenir los hechos delictivos. Los más frecuentes para personas mayores son los cuatro que he mencionado. El segundo objetivo es fomentar la confianza de las personas mayores en las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y el desarrollo de conductas proactivas para la denuncia de las situaciones y delitos de los que puedan ser víctima. Y, por último, el tercer objetivo es perfeccionar la respuesta policial en sus actuaciones con los mayores.

¿Cómo se alcanzan esos objetivos?

Lo más visible del Plan Mayor de Seguridad son charlas que se imparten a los diferentes centros de mayores, residencias de ancianos o asociaciones de mayores de la provincia. En estas charlas se les da consejos sobre cómo prevenir estos posibles hechos delictivos de los que son más frecuentes o vulnerables. O como prevenir accidentes, caídas o desapariciones. Todas esas charlas se imparten a lo largo de todo el territorio conquense. Con la pandemia, el número de charlas se ha reducido a cero, pero se están recuperando ya. 

¿Existen otras acciones?

Además de las charlas que realizamos, que siempre tienen un gran éxito, hay otras acciones que se llevan haciendo desde el inicio del plan. Una de ellas es la vigilancia que hacen las patrullas de la Guardia Civil por las zonas donde habitualmente están los mayores. Una exhaustiva vigilancia por cada centro de mayor, por cada residencia de ancianos, por cada parque de los municipios o en aquellos lugares municipales donde se suelen congregar las personas mayores. 

Teniendo en cuenta las características de la provincia, ¿qué importancia tiene el plan en esta tierra?

Es muy importante. De ahí, el impulso que nuestro Teniente Coronel Jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de Cuenca, Fernando Montes, está dando al Plan con la puesta en marcha de numerosas acciones. Estamos viendo que, a parte de las charlas que vamos a seguir haciéndolas, existen otras acciones para el bienestar de nuestros mayores. 

¿La Guardia Civil colabora con otros colectivos o instituciones en este Plan Mayor de Seguridad?

Hemos trabajado con el programa universitario José Saramago 50+ que es conocido antiguamente como la universidad de mayores. Estuvimos dando una charla presencial a todas las personas mayores. Ahora mismo estamos trabajando con la Facultad de Trabajo Social para comunicar a los trabajadores sociales del futuro que la Guardia Civil quiere trabajar por y para los mayores. Les avisamos para que cuando les ocurra a los trabajadores sociales algún problema o detecten algún incidente en alguna persona mayor, que sepan que pueden acudir a nosotros y así intentar buscar una solución entre todos. También estamos desarrollando un procedimiento operativo de colaboración entre la Guardia Civil de Cuenca y el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Cuenca en el marco del Plan Mayor de Seguridad. Queremos decirle a los farmacéuticos, que conocen de manera directa a los mayores, que si detectan algún tipo de problema, como el maltrato, que lo pongan en conocimiento de la Guardia Civil. También trabajamos con la Asociación Provincial de Jubilados y Pensionistas San Julian de Cuenca y haremos muchas acciones con ellos. Sin olvidar, que seguimos ligados a Cruz Roja ya que la relación entre ambas instituciones está forjada desde hace muchos años.

¿La pandemia truncó esta iniciativa?

Durante la pandemia es todo más difícil, pero se ha seguido trabajando en este Plan. No hemos dejado de estar pendientes de nuestros mayores. La Benemérita está continuamente por las zonas rurales de los pueblos para evitar que se produzcan robos o hurtos. No hemos dado charlas durante la pandemia, pero estamos ahí para dar vigilancia policial. Otra de las cosas que hemos hecho durante este tiempo es el transporte de cualquier tipo de necesidad que tuviesen los mayores. Íbamos a la farmacia del pueblo y le llevábamos a la persona mayor medicamentos, ya que no podía salir de su casa porque además estaba impedida físicamente. Incluso también les hacíamos la compra. 

¿Han detectado el delito más repetido en las personas mayores?

Cabe destacar que el porcentaje de personas mayores víctimas de delito no es muy diferente a otros sectores poblaciones. Pero sí que hay determinados delitos en los que son más vulnerables. Los delitos más frecuentes son estafas tecnológicas, ya que las personas mayores tienen menos conocimientos en nuevas tecnologías y están menos acostumbrados a trabajar con ellas. Y luego también robos en viviendas. En la mayoría de ocasiones son viviendas deshabitadas o que no están habitadas en el momento del robo. Casi nunca se produce con ellos dentro. Sin olvidar que también se producen pequeños hurtos como la típica acción del tirón del bolso o del móvil. 

Es una provincia extensa… ¿cómo consigue la Guardia Civil llevar este plan a todos los rincones?

Es una provincia extensa. Pero la Guardia Civil está absolutamente en toda la provincia. Tenemos 46 puestos distribuidos por todos los puntos del territorio conquense. Está claro que yo realizo la coordinación, pero al fin y al cabo esos puestos de la Guardia Civil son los que lo ejecutan. Son los que están en contacto con las Asociaciones de mayores, con los ayuntamientos, servicios sociales y las farmacias. Ellos son los que dan las charlas y los consejos de prevención a los mayores de su demarcación. Ellos son los verdaderos protagonistas en el Plan Mayor de Seguridad.

¿Qué mensaje enviaría a la población mayor y a su conjunto?

Le enviaría un mensaje de confianza. Les diría que estamos aquí las 24 horas del día durante los siete días de la semana para cualquier cosa que necesiten. Estamos aquí para cualquier consulta o sugerencia que nos hagan llegar en cualquier momento, sin ningún tipo de miedo. Estamos para servir a las personas. Y al resto de la sociedad decirles que deben colaborar para cuidar y velar siempre por nuestros mayores.