El Liberbank Cuenca hará frente al todopoderoso Rhein-Neckar

J. López
-

El importante partido se disputa en El Sargal, a partir de las 12 de la mañana de este domingo

El Liberbank Cuenca hará frente al todopoderoso Rhein-Neckar

Con lo puesto y sin complejos. Así afronta el Liberbank Cuenca el tercer partido de la liguilla de grupos de la EHF Cup, recibiendo este domingo al todopoderoso Rhein-Neckar Löwen alemán. De partidazo histórico se puede calificar este choque que mide a los dos primeros clasificados y a dos conjuntos en la antípodas del balonmano mundial. Y es que, poco tiene que ver el humilde y batallador conjunto conquense con un rival plagado de estrellas. 
El míster no puede contar con los lesionados Fekete, Baronetto, Vainstein y Marrochi, pero podrá incorporar a Hugo López y a los canteranos Taravilla y Arce.
La buena noticia es que los conquenses tendrán un día más para descansar y afrontar con garantías el encuentro, que arranca a las 12 de la mañana.
Dice el técnico que para afrontar el partido «debemos mirarnos primeramente a nosotros. Para poder competir con un equipo de este nivel, el equipo tiene que hacer un partido perfecto». 
Del rival subraya a su central, «posiblemente el mejor del mundo», un pivote «espectacular» y, en general, un equipo «muy compensando en todas sus líneas y con un potente lanzamiento exterior, contrataque y juego posicional». Es un club «de los más ricos del mundo y de los ocho mejores». No obstante, el Liberbank quiere seguir con posibilidades en el grupo y éstas pasan por ganar los partidos en casa, si bien reconoce Jiménez que si hubiera que perder dos encuentros en esta fase serían ante los teutones.
Para dar la cara ante el Rhein-Neckar, se requiere que el aficionado convierta El Sargal en una caldera. «A falta de efectivos, el aliento te lo da la grada», señala el entrenador, que recuerda que el nombre de Cuenca va a aparecer en toda Alemania y en Europa».