scorecardresearch

«El Espacio Torner necesita abrirse a la sociedad»

V.M.
-

Marta Moset asegura que para ella es todo un reconocimiento haber llegado a estar al frente del mismo y asegura afrontar el cargo con ilusión, ganas y mucha responsabilidad

Marta Moset, directora-gerente del Espacio Torner, en el interior del Museo. - Foto: Reyes Martínez

Marta Moset Molina (Cuenca, 1981), licenciada en Historia del Arte por la Universidad de Castilla-La Mancha, acaba de asumir la dirección del emblemático Espacio Torner, cuyo Patronato preside el alcalde de la ciudad, Darío Dolz. Casada y con una hija, está vinculada a este Museo desde su mismo nacimiento, allá por el año 2005, y sucede en la gerencia del mismo a Fuencisla Zomeño. Tras su reapertura en 2016 este espacio museístico es un foco cultural de referencia en la ciudad y desde su privilegiado enclave, en la iglesia gótica del antiguo Convento de Dominicos, divulga la obra de uno de los grandes renovadores del arte español de la segunda mitad del siglo XX. El objetivo principal planteado en su proyecto de plan de gestión es «preservar este espacio con el concepto original que su creador Gustavo Torner desarrolló, así como incentivar de manera enérgica e intensa el arte en general y la figura del emblemático artista en particular como uno de nuestros mayores tesoros patrimoniales», asegura.

Un nombramiento que reconoce una dilatada trayectoria profesional vinculada a este Museo de auténtica vanguardia... ¿todo un reto?

Efectivamente, después muchos años trabajando aquí es para mí todo un reconocimiento haber llegado a estar al frente del mismo. Tengo mucha ilusión y ganas, además asumo el cargo con muchísima responsabilidad, tras la etapa de Fuencisla, que para mí es todo un referente. Tuve la suerte de ver nacer el Museo y eso, sin duda, me ha formado profesionalmente, en concreto empecé a trabajar aquí incluso antes de que llegasen las obras procedentes del Museo Reina Sofía.

¿Cuál es el objetivo a corto plazo que se marca como nueva gestora del mismo?  

Creo que necesita abrirse a la sociedad, impulsando un desarrollo educativo que hasta ahora no había tenido. Los centros escolares de Primaria y Secundaria e incluso los universitarios deben aproximarse a la importancia del Museo y de la propia figura de Gustavo Torner a nivel nacional. Impulsar su apertura y el acercamiento a los ciudadanos, particularmente a la sociedad conquense, supone despertar en los visitantes la búsqueda constante de conocimiento y despertar el amor hacia el arte.

El propio Torner concibió el Museo para impulsar y divulgar las nuevas tendencias artísticas a la sociedad, ¿debe reforzarse esa idea y su vertiente más pedagógica?

Sin duda, la labor pedagógica es decisiva, porque las bases son muy importantes y considero que es básico para el desarrollo de un niño entender adecuadamente esta forma de expresión.

¿Cree que está suficientemente valorada y reconocida su figura en esta tierra como gran renovador del arte de la segunda mitad del siglo XX?  

Como suele pasar a veces no siempre en la tierra de cada uno se está lo suficientemente reconocido, pero Gustavo Torner a nivel nacional tiene prácticamente todos los reconocimientos a nivel artístico y creo que esta ciudad le debe todo en este ámbito, por ello desde el Museo pretendemos potenciar ese reconocimiento y ponerlo suficientemente en valor, porque quizás los más jóvenes no conozcan mucho su figura.

¿Cuántas obras acoge en la actualidad el Espacio Torner?

Se exponen 40 obras, la mitad de las cuales pertenecen al Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía de Madrid y las otras fueron donadas por el propio artista a la ciudad de Cuenca en el año 2018: pinturas, esculturas, arte gráfico y collage. Es una colección muy representativa de la producción de Torner en muy distintos campos, porque reúne obra muy dispar en cuanto a los años de ejecución: desde las láminas de botánica que hizo en sus comienzos cuando concluyó la carrera de Ingeniero de Montes hasta obras mucho más recientes, la gente puede tener una visión global de su creación y, sobre todo, de su concepción artística, a pesar de haber desarrollado un trabajo tan intenso y variado a lo largo de su vida.

¿Visita actualmente el artista este espacio?

Cuando el Museo se inauguró venía todos los días, después, tras la reapertura en 2016, espació más las visitas y ahora,  con el tema de la pandemia, no sale prácticamente, aunque tuvimos la gran suerte el pasado verano de que nos hiciera una visita.

¿Podría habilitarse algún apartado para otras exposiciones?

No, porque tampoco está concebido para albergar otro tipo de exposiciones en cuanto a concepto de museo, sí es verdad que tenemos una sala pequeña en la que en estos momentos  se pueden ver collages que no estaban expuestos y podrían incluirse en la colección próximamente.

Cuenca es una referencia a nivel artístico en gran medida gracias a la labor llevada a cabo por Torner o Zóbel, ¿a su juicio que iniciativas deberían promoverse para no perder ese sello de vanguardia?

Es muy evidente la gran cantidad de espacios museísticos que tiene la ciudad, cada uno trabajando y luchando por lo suyo y también en conjunto, porque hay que unir esas sinergias entre todos e ir hacia adelante, pero creo que, sin duda, seguimos siendo un punto muy importante a nivel artístico en todo el país, en ese sentido la ciudad sigue trabajando desde el Consistorio y desde los propios museos para no perder ese carácter de referencia, como también lo son los importantes festivales de música que se celebran aquí, ya sea la Semana de Música Religiosa o el Estival, que sitúan a Cuenca en el foco de la cultura nacional.

La colaboración público-privada parece el modelo a seguir para une mejor gestión en materia cultural, de hecho el  propio alcalde de Cuenca preside el Patronato de la Fundación, ¿se traduce ello en la gestión actual del Espacio Torner?

El Museo se mantiene principalmente a través de dos subvenciones, una que proviene del Ministerio de Cultura y otra del Consorcio Ciudad de Cuenca, aparte del dinero que se genera con la venta de entradas y de tienda. Siempre estaremos abiertos a recibir más ayudas de otras instituciones, como podría ser la Junta de Comunidades, porque con mayor presupuesto podríamos llegar a hacer bastantes más cosas.

De hecho el Museo se vio obligado a cerrar sus puertas varios años, ¿es muy costoso el mantenimiento de un recinto de estas características?

El mantenimiento no es tan costoso  si lo comparamos con otros museos de mayor tamaño, pero evidentemente los gastos de personal y explotación están ahí y deben cubrirse, por eso si tuviéramos más ayudas podrían  desarrollarse nuevas actividades, ya que los recursos son limitados e intentamos aprovecharlos y hacer lo máximo posible.

¿Cómo se lleva a cabo la colaboración con otros museos, como el Reina Sofía, con el que tanta vinculación mantiene?

Actualmente tenemos la cesión de las obras del Reina Sofía, que va renovándose cada cinco años, y cabe la posibilidad de avanzar para ver si podemos conseguir una relación un poco más estrecha, incluso con obra nueva, pero eso es algo que debemos ir viendo poco a poco, por ejemplo esa pequeña sala que tenemos podría albergar en un momento dado más obras que viniera del Reina Sofía, son conversaciones que manendremos más adelante. 

¿Podría adelantarnos alguna iniciativa para los próximos meses?

Como te he comentado se trata a corto plazo de abrir el Espacio Torner a los centro escolares, tendremos visitas guiadas, también extensivas al resto de ciudadanos, y colaboraremos con la Universidad de Castilla-La Mancha para que los becarios puedan conocer cómo se trabaja en un museo, todo en la línea de abrirlo a la sociedad. También seguiremos albergando conciertos para la Semana de Música Religiosa o para el Estival, porque siempre tenemos las puertas abiertas para acoger artes musicales o escénicas y además para este año 2022 queremos también comenzar a catalogar la biblioteca del Espacio Torner, un trabajo que todavía no ha podido llevarse a cabo.