scorecardresearch

Rujamar financia un viaje para acoger un grupo de ucranianos

Redacción
-

El grupo avícola respalda la expedición del Consorcio de Bomberos de Málaga con el pago de los gastos como hospedaje, combustible y peajes, además de sufragar el coste de transportar cuatro toneladas de material técnico hasta la frontera

Rujamar financia un viaje para acoger un grupo de ucranianos - Foto: Jair Pereira

Un grupo de valientes del Consorcio de Bomberos de Málaga completó con éxito una humanitaria expedición para hacer entrega de cuatro toneladas de material técnico en la frontera ucraniana. Entre los recursos entregados se encuentran generadores, ventiladores, ropa especializada, cascos y herramientas de rescate, entre otras cosas. Y es que los bomberos ucranianos se encuentran en una situación muy delicada porque no tienen apenas recursos y tienen que sofocar los incontables fuegos como pueden, pese a la delicada situación que atraviesan.

El viaje contó con la financiación del Grupo Avícola Rujamar, que donó dinero en metálico para sufragar los gastos de combustible de tres furgonetas, el hospedaje de 11 bomberos y una docena de refugiados, así como para hacer frente a los numerosos peajes por Europa. La expedición partió el pasado viernes y regresó el martes con mujeres y niños que despertaron una gran sonrisa y a las que les espera un futuro tanto en Málaga como en Alicante, que es donde se instalarán. Esta iniciativa también parte de la Diputación de Málaga y el compromiso e incansable trabajo de la asociación ucraniana Maydan. El CEO del Grupo Avícola Rujamar, Rubén Martínez, recalca que «es lo mínimo que puedo hacer teniendo en cuenta la situación tan delicada que está viviendo Ucrania». Además, Martínez subraya que «Rujamar tiene que estar cuando tiene que estar y cuando se le necesita, y así va a ser siempre mientras yo esté al frente de la empresa». Pero no sólo el Grupo Avícola Rujamar aportó la cantidad económica para sufragar todos los gastos del viaje, sino que también Rubén Martínez ofrece trabajo a aquellas personas de nacionalidad ucraniana que así lo soliciten e incluso hospedaje en casas. «Es un sentimiento de solidaridad y colaboraré siempre en todo lo que esté en mis manos», sentencia.