scorecardresearch
Carmen Tomás

LA COLUMNA

Carmen Tomás

Escritora y periodista en información económica


Escrivá cede en las cuotas a autónomos

20/07/2022

El acuerdo sobre la modificación de las cuotas de autónomos parece que está más cerca que nunca de materializarse. Después de meses de negociación, de jugar al gato y al ratón con las asociaciones de autónomos, el ministro Escrivá ha cedido y ha tenido que rebajar sus expectativas. Hay que recordar que el gobierno se había comprometido con Bruselas a enviar estas modificaciones el pasado 30 de junio. Sinembargo, sus pretensiones absolutamente letales para cientos de miles de autónomos han cambiado. Y, menos mal, porque aún hoy la mayoría de los trabajadores por cuenta propia no ha recuperado ni de lejos sus niveles de facturación anteriores a la pandemia. Y no sólo eso. Han sufrido numerosas modificaciones legales, palo tras palo, que ha hecho inviable esa recuperación. Sin olvidar, por supuesto, el encarecimiento de los costes energéticos y de otros.
Muchos autónomos no pueden pagar los ICO que pidieron durante el Covid, se han visto atrapados por los retrasos en los pagos de los impuestos que ahora se acumulan y muchos que trabajan para las administraciones han visto como los presupuestos se han quedado anticuados teniendo en cuenta el encarecimiento de precios y costes yque no han sido actualizados ni parece que lo vayan a ser.
Esta penosa situación de estos trabajadores y de todos en general se va a ver además agravada en los próximos meses y más aún el año próximo. Ya no hay servicios de estudios o institución que no esté modificando a la baja sus previsiones de crecimiento para la economía y aumentando la de inflación. La última ha sido Funcas que prevé para 2023 un aumento del PIB de apenas el 2% frente al 3,5 que prevé el gobierno. La estanflación hará estragos y ya el frenazo de la economía es más que una expectativa. De hecho, hasta la última parte del año que viene no está previsto que se recuperen los niveles prepandemia. La causa principal es la atonía de la demanda interna, lo que se observa claramente en los niveles de consumo y en la pérdida de poder adquisitivo.Y, aún podría ser peor si no fuera porque se espera que los ingresos por turismo proporcionen un colchón que cubra la pérdida de compra de los consumidores.
Estas malas previsiones pueden ser aún peores si países como Alemania entran recesión. Si Putin corta el suministro de gas la recesión será un fijo en la quiniela y lastrará aún más el crecimiento de España por más que el gobierno se empeñe en asegurar que ese corte no nos afectará como a otros. De momento, la Comisión Europea anunció un crecimiento del PIB para España en 2023 de apenas el 2,1%. La inflación media será este año del 8,8% desbaratando las cuentas del Estado y del 5% en 2023. Veremos el efecto real de los nuevos impuestos a la banca y a las energéticas y la bonificación al transporte, aunque el peso de este último en el IPC es muy pequeño.