El pistacho aumenta en un 96% la superficie en dos años

Ana Pobes
-

La región ha pasado de tener 14.968 hectáreas de este cultivo en 2017 a contar con 29.455 en esta campaña. El sector estima doblar la producción regional en relación al año pasado

Un trabajador de la empresa Pistachos del Sol, en Torralba de Calatrava, trabaja en el proceso de envasado del pistacho. - Foto: Pablo Lorente

El pistacho es por excelencia el rey de los frutos secos. Su alta rentabilidad frente a otros cultivos lleva a tener cada año más agricultores adeptos. Los datos hablan por sí solos, y la superficie cultivada ha aumentado un 96,7 por ciento desde 2017, año en el que se registraron 14.968 hectáreas cultivadas en la provincia frente a las 29.455 de la campaña 2018-19 alcanzando así un nuevo récord de superficie regional, según la información aportada a este diario por el Centro Investigación Agroambiental El Chaparrillo. Ciudad Real encabeza la provincia con mayor superficie con 10.095 seguida muy de cerca de Toledo con 8.351 hectáreas.  
Aunque solo existen datos oficiales de superficie cultivada, el sector estima también una mayor producción llegando incluso a rondar las 2.000 toneladas en Castilla-La Mancha, lo que supondría «doblar la campaña de 2018» como así comenta Miguel Ángel Zamorano,  presidente de la Asociación para la Promoción del Pistacho en Castilla-La Mancha y gerente de la empresa Pistachos del Sol, ubicada en Torralba de Calatrava. Un aumento de producción, comenta, que se debe a que la «campaña de 2018 fue más escasa, lo que ha permitido que los árboles guardaran más reservas disponibles para esta campaña» en la que las últimas lluvias «ayudarán al árbol a completar la maduración del fruto». Algo en lo que también está de acuerdo José Francisco Couceiro, investigador del centro agroambiental El Chaparrillo, y quien señala que el agua que ha caído en estos días «han beneficiado también bastante al cultivo».
Junto a la superficie cultivada y la producción y otro de los aspectos que preocupa al sector pistachero son los precios. Aunque aún es pronto para hablar de costes, se estiman «precios similares a los del años pasado rondando en el convencional los siete euros el kilo de pistacho abierto y cinco euros e, cerrado, y los 11,50 euros el kilo en el ecológico abierto y ocho el ecológico cerrado», comenta Zamorano. Precios, añade Couceiro, «muy buenos para el agricultor». Y es que, «el pistacho es el cultivo más rentable de todos los que existen en España», argumenta Couceiro, investigador de El Chaparrillo.
Desde hace algo más de una semana, en la Ciudad Real, por ejemplo, ya se está recolectando las variedades tempranas como la lanarka, mientras la kerman, una de las variedades tardías más comunes, aún no se han empezado a recoger y posiblemente se haga la próxima semana, a finales de septiembre. Una campaña en la que la calidad será también protagonista ante la ausencia de plagas y enfermedades como la septoriosis, que «afectó a este cultivo en la pasada campaña, ya que en 2018 hubo lluvias en primavera y en verano que afectaron a la proliferación de hongos. Este año no está habiendo problemas en términos generales», apunta el presidente de Asociación para la Promoción del Pistacho, quien señala que uno de los retos por los que se está trabajando es «comercializar el pistacho ecológico de la región bajo el sello de calidad Magno Pistachio».