Editorial

Un nuevo protocolo para frenar el coronavirus

-

El Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas evaluaron ayer la evolución del coronavirus, ante los últimos casos detectados y la situación que se restá registrando en Italia. Un nuevo protocolo que será de aplicación en todas las comunidades autónomas pone de manifiesto que la coordinación es una de las herramientas vitales para frenar el avance de esta enfermedad. 
Antes de llamarse Covid-19, cuando parecía una amenaza tan lejana como exótica, que el resto del mundo confiaba en que el gigante chino pudiera contener dentro de sus fronteras, nadie pensaba en una pandemia. Dos meses después, la extensión a un buen número de países y el creciente aumento de los contagios y de los fallecimientos, ha llevado a la Organización Mundial de la Salud a plantearse esa posibilidad, aunque sea potencialmente, y a avisar de la necesidad de prepararse para contenerla. Esto último es francamente difícil en sociedades que favorecen los viajes turísticos, formativos y laborales.
La solución pasaría por el cierre de fronteras, pero esto conlleva riesgos que cada Estado tiene que sopesar con cierta calma y además no garantiza al cien por cien quedar libres de la entrada del coronavirus, puesto que es de larga incubación y quien esté infectado y aún no haya presentado síntomas, podría hacerlo días después del hipotético cierre fronterizo. Tampoco se puede mantener indefinidamente a los viajeros en su país de destino, ni cortar de raíz las relaciones comerciales y las entradas o salidas de productos, sobre todo si son de primera necesidad. Otra de las medidas, de aplicación en todos los casos positivos, es la de someter a cuarentena al enfermo en cuestión y a las personas que hayan mantenido contacto con él.
El aislamiento, impuesto ya en varias regiones de China o de Italia, es un evidente muro de contención, pero como sucede con el cierre de fronteras no puede mantenerse indefinidamente ni es garantía absoluta por los citados tiempos de incubación. 
En  España, las últimas noticias hablan de al menos tres personas infectadas -dos en Tenerife y una en Barcelona- y de posibles casos en fase de investigación. Entre ellos, los cinco que se encuentran en estudio en Castilla-La Mancha, tres en Toledo y sendos casos en Ciudad Real y Albacete. Tras su reunión de ayer con las comunidades autónomas, el ministro de Sanidad subrayó ayer que son casos «importados» y que no se ha acreditado la transmisión del virus en nuestro país. Subrayó la «excelente coordinación» con las autoridades sanitarias de todas las comunidades y pidió calma, aunque recomendó no viajar a las zonas de riesgo. 
Es una medida de sentido común y habrá que confiar en que sirva, junto con los protocolos sanitarios, para contener el Covid-19.



Las más vistas