scorecardresearch

430 millones para el sector primario

SPC
-

Más de un tercio se destinará, a través de ayudas directas, al sector lácteo, el más afectado por el descontrolado aumento de los costes de producción. Todos los expedientes se tramitarán de forma urgente e inmediata

430 millones para el sector primario - Foto: Javier Pozo

El Gobierno aprobó el martes en Consejo de Ministros un paquete de medidas destinado al sector agrario en el marco del Plan Nacional de Respuesta a las consecuencias económicas y sociales de la guerra en Ucrania. De los 16.000 millones de ese plan, 430 irán destinados al sector primario, aunque en ellos van incluidos también los 64,5 anunciados la semana pasada provenientes de la reserva de crisis que habilitó la Comisión Europea. De esos 430, 169 irán para el sector lácteo, 193 (los 64,5 llegados del fondo de crisis más un 200% financiado por España) para el resto de agricultores y ganaderos y 68 para los pescadores.

Entre las medidas más esperadas, el Ejecutivo va a poner a disposición de los productores de leche un total de 169 millones de euros en ayudas directas, ya que es uno de los sectores más afectados por el incremento de los costes por el precio de la electricidad, los piensos de alimentación animal y los combustibles provocado por la invasión rusa de Ucrania. De esta forma, se destinarán 124 millones de euros para el sector productor de leche de vaca (210 euros por vaca hasta un máximo de 40 animales por beneficiario, 145 euros por animal entre 41 y 180 cabezas y 80 euros por más de 180 vacas), 32,3 millones de euros a los productores de leche de oveja (15 euros por animal) y 12,7 millones de euros para los de leche de cabra (10 euros por cabeza).

Otros 193,5 millones van a ir a parar al resto de los ganaderos y agricultores. Planas anunció el mismo martes, tras una reunión con las organizaciones agrarias, que el reparto de este dinero se consensuará con las propias OPA, las cooperativas agroalimentarias y las comunidades autónomas, a las que ya ha pedido que expresen sus prioridades en la reunión prevista para este jueves. También ha solicitado a los gobiernos regionales que habiliten medidas complementarias para apoyar al campo.

Las ayudas se gestionarán de forma urgente e inmediata una vez entre en vigor el real decreto-ley que las regula. Además, el Ministerio estima que el sector agrario se beneficiará también de la reducción de 20 céntimos por litro de combustible hasta el 30 de junio para toda la ciudadanía, lo que, según Agricultura, puede suponer un impacto de unos 78 millones para los agricultores y ganaderos.

La norma aprobada por el Consejo de Ministros también recoge la modificación normativa por la que se exime a los agricultores de la obligación de dejar en barbecho un 5% de sus superficies de cultivo y se flexibiliza el requisito de diversificación. Con ello, se podrán movilizar más de 600.000 hectáreas declaradas como superficies de interés ecológico, así como 2,16 millones de hectáreas declaradas para cumplir el requisito de diversificación de cultivos. De esta forma, el sector agrario contará con más superficie para producir, principalmente girasol o maíz, dado el momento de campaña en el que ya nos encontramos, y mejorar el suministro de estos productos en España.

Buena acogida.

Tras escuchar al ministro, el presidente de Cooperativas Agro-alimentarias, Ángel Villafranca, ha asegurado que «siempre que hay dinero fresco viene bien» y ha expresado su confianza en que estas ayudas «sirvan para paliar, en la medida de lo posible, las necesidades de los distintos sectores». El presidente de ASAJA, Pedro Barato, ha destacado que la cantidad que va a recibir el sector lácteo le parece «significativa» y «puede ayudar a solucionar el problema que tienen», pero aún quedan por analizar los demás puntos del paquete de medidas en una reunión de la Junta Directiva.

Por su parte, el secretario general de COAG, Miguel Padilla, ha considerado que hay «luces, sombras e interrogantes»: luces, entre otras cosas, por la ayuda al lácteo, que «supone un balón de oxígeno»; sombras porque para la mayoría del sector la situación «no ha cambiado»; e interrogantes porque no se sabe hasta cuándo va a durar la crisis. El secretario general de UPA, Lorenzo Ramos, ha afirmado que «en general» las medidas son «positivas», en especial para el lácteo y la ganadería -«muy favorables»- y ha exigido que las comunidades autónomas ayuden también al campo con programas propios.

Por su parte, el ministro Planas opina que las medidas constituyen un paquete de acciones «muy potente» y «fundamental» que sirve para «recuperar el nivel de competitividad» perdido en los últimos tiempo y para que el sector «pueda salir adelante».

 

El vacuno de carne pide que se le incluya.

El sector del vacuno de carne ha solicitado al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación su inclusión en el fondo de crisis activado por Bruselas para facilitar la adaptación del sector primario al contexto actual tras el inicio del conflicto bélico en Ucrania, según ha informado ASOPROVAC, la interprofesional de los productores. La patronal del vacuno de carne argumenta para optar a parte de esos 64,5 millones que han sido uno de los principales sectores afectados por el incremento de precios en los cereales, ya que, incluso en condiciones normales, la alimentación de los animales de este tipo de explotaciones supone un 60% del total de los costes de producción. De hecho, añaden, según datos oficiales de febrero el precio por tonelada de pienso se había incrementado en un 29,38% en comparación con el año anterior, sin contar con las subidas en el combustible y electricidad.

En este documento también se informa al departamento de Luis Planas sobre la necesidad de agilizar el proceso, ya que, de no hacerlo, las consecuencias serán «muy negativas» para el sector por las características del sistema de producción y su efecto se verá a corto, medio y largo plazo con una «difícil y lenta recuperación». ASOPROVAC ha recalcado la importancia del vacuno de carne como uno de los principales sectores de la producción ganadera en España, ya que representa aproximadamente el 14,3% del valor de la misma y el 5,7% del valor de la Producción Agraria Final.