scorecardresearch

Un infierno de 2020 en Castilla-La Mancha

C.S.Rubio
-

2020 fue el tercer año más cálido del siglo en la región, según la Delegación de la AEMET en Castilla-La Mancha. En zonas como Molina de Aragón, los termómetros subieron casi un grado

Un infierno de 2020 en Castilla-La Mancha - Foto: Javier Pozo

Hay un refrán castellano que dice que por estas tierras se viven nueve meses de invierno y tres de infierno. Dicho que parece refrendar el último informe de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) sobre el  ‘Comportamiento Climatológico del Segundo Semestre del Año 2020 en Castilla-La Mancha’, donde se confirma, siguiendo la tendencia de los últimos ejercicios, que 2020 resultó ser más cálido de lo normal en todas las provincias de la región, con una anomalía térmica positiva de aproximadamente un grado centígrado. 

Es más, 2020 se ha cerrado siendo el tercer año más cálido del siglo en la comunidad, según los datos  manejados por la Aemet. Y desde un punto de vista pluviométrico la cosa tampoco mejora: el segundo semestre del año 2020 también fue más seco de lo normal en toda Castilla-La Mancha.

Así, por ejemplo, Molina de Aragón, conocida por ser una de las zonas que registra las temperaturas más bajas de España durante el invierno, ha visto aumentar su temperatura en el segundo semestre de 2020 casi un grado centígrado (en concreto 0,6 grados). No obstante, ha sido la estación de Toledo capital la que ha registrado las mayores cifras en sus termómetros durante este periodo, 19 grados de media, 0,9 grados más que el año anterior. 

No obstante, las anomalías térmicas recogidas en los distintos observatorios de la región en estos meses han sido en todos los casos positivas y bastante similares entre sí. El observatorio que ha registrado una mayor anomalía térmica ha sido, al igual que ya sucedió para el primer semestre del año, el de Cuenca, con +1,0 grados, mientras que los que han registrado una  menor  anomalía térmica  han sido  los Observatorios de  Ciudad Real y  el ya citado de Molina de Aragón, con 0,6 grados de anomalía con la media.

Los datos mostrados en la citada publicación, junto con los obtenidos para los años anteriores parecen indicar que los efectos del calentamiento global ya son patentes en la región, debido a que está comenzando a ser habitual que en la región se registren anomalías térmicas positivas. De hecho, nueve de los últimos diez años han sido más cálidos de lo normal. 

Una de las consecuencias del avance del cambio climático es, según la Aemet, «que cada vez son más son más frecuentes los episodios de sequía o de lluvias torrenciales, fenómenos que producen todos los años grandes pérdidas para el sector agrícola».

Un 2021 también cálido. 2021 no parece que vaya a pintar mejor en cuestión de temperatura en la región. Un dato lo ejemplifica: la mayoría de las 33 localidades con estaciones de Aemet que alcanzan los 40ºC durante los primeros días de la ola de calor de hace una semana se sitúan en Castilla-La Mancha y Andalucía.

Así, por ejemplo, en Villanueva de los Infantes (Ciudad Real) se registró la temperatura máxima del país con 42,8ºC, mientras que Toledo, con 42ºC, fue la capital de provincia más calurosa el miércoles. En Arroyo del Ojanco (Jaén) y Talavera de la Reina (Toledo) también se superaron los 42ºC de temperatura máxima.

Con todo, habrá que esperar a conocer los datos de todo el año para ver si, en esta ocasión, lo termómetros también subieron de más en la comunidad. 

La elaboración de este informe de la Aemet ha corrido a cargo de Francisco Javier Fernández Alonso, alumno del Grado en Física de la Universidad Autónoma de Madrid, y de Paloma Castro Lobera, Delegada Territorial de la AEMET en Castilla- La Mancha. Por otro lado, los oleos utilizados en la portada y contraportada han sido realizados por Almudena Castro Lobera.