scorecardresearch

El fin de las mascarillas en interiores llegará el 19 de abril

Agencias
-

El cubrebocas será obligatorio en espacios de salud, centros sociosanitarios y el transporte. En el ámbito laboral, quedará a expensas de los servicios de prevención. La medida se hará efectiva un día después, una vez esté publicada en el BOE

La ministra de Sanidad, Carolina Darias, ha propuesto este miércoles a las comunidades flexibilizar el uso de las mascarillas en interiores a partir del próximo 19 de abril, pasadas las fiestas de Semana Santa, aunque seguirán siendo obligatorias en algunos ámbitos como centros sanitarios y sociosanitarios y el transporte.

Darias ha realizado este anuncio durante la celebración del Consejo Interterritorial que se está celebrando en Toledo. Se trata de una petición que ya han realizado varias comunidades autónomas, como por ejemplo Madrid, al considerar que ya no es una medida efectiva para controlar la transmisión del coronavirus. El Consejo de Ministros aprobará el 19 de abril una nueva normativa sobre las mascarillas en espacios cerrados y se publicará en el BOE un día después e inmediatamente entrará en vigor, ha añadido la ministra.

Según Darias, esta flexibilización es posible porque "afortunadamente", España cuenta con un "altísimo nivel de inmunización" y una situación epidemiológica "en un contexto favorable", por eso han tomado esta decisión "contando asesoramiento de las personas expertas".

El fin de las mascarillas en interiores llegará el 19 de abrilEl fin de las mascarillas en interiores llegará el 19 de abril - Foto: Eduardo Sanz Nieto

 

Dónde será obligatoria la mascarilla

El nuevo real decreto que la ministra Darias elevará al Consejo de Ministros el próximo martes 19 de abril eliminará la imposición en interiores a excepción de "aquellos espacios en los que puede haber personas con vulnerabilidad": centros sanitarios y sociosanitarios y en los transportes.

De esta forma, tendrán que llevarla trabajadores y visitantes de centros asistenciales y sociosanitarios -especialmente, residencias de mayores-, pero no los residentes porque al fin y al cabo "es su casa", a menos que estén compartiendo espacios comunes, ha especificado la ministra en una rueda de prensa conjunta con el consejero de Sanidad de Castilla-La Mancha, Jesús Fernández Sanz.

El cubrebocas seguirá siendo obligatorio en espacios sanitarios y el transporteEl cubrebocas seguirá siendo obligatorio en espacios sanitarios y el transporte - Foto: David Zorrakino Europa Press

Mientras que en otros lugares será una "recomendación de uso responsable, especialmente cuando hay aglomeraciones y cuando se trate de personas vulnerables", de acuerdo con lo que han propuesto los expertos de la ponencia de alertas.

También tendrá que seguir usándose en los transportes, si bien la ponencia aún debe definir más cómo se usará y en qué medios, condiciones que se plasmarán después en el real decreto, que se limitará a plasmar las obligaciones, pero no las recomendaciones.

En el ámbito escolar, "por supuesto", no habrá que llevar ya mascarilla aunque a los profesores con factores de vulnerabilidad se les aconsejará que se la pongan, ha detallado la ministra, al igual que otras personas con estas mismas condiciones en las que no puedan mantener 1,5 metros de distancia interpersonal.

En los centros de trabajo, serán los servicios de prevención de riesgos laborales los que valoren la necesidad de llevar mascarillas, si bien los expertos aconsejan llevarla cuando la distancia interpersonal sea inferior a 1,5 metros y no pueda garantizarse la ventilación adecuada del espacio.

Asimismo, en otros espacios cerrados de uso público como comercios, otros en los que las personas permanecen un tiempo prolongado sin comer ni beber (cines, teatros, salas de conciertos, museos, etc.) o en los que sí lo hacen (bares, restaurantes, locales de ocio nocturno…) lo que recomiendan es un "uso responsable" del cubrebocas, al igual que en el entorno familiar, las reuniones de amigos y celebraciones privadas.

 

Práctica unanimidad

La propuesta de Sanidad, una decisión "pensada, valorada y sopesada", ha contado con la "práctica unanimidad" de los consejeros -Asturias se ha abstenido y Madrid, que quería la retirada fuera inmediata, se ha opuesto-. "El consenso es lo que impera en los Consejos Interterritoriales", ha valorado la ministra.

Un nuevo "punto de inflexión" en la pandemia que empezó hace dos semanas, cuando arrancó la nueva estrategia de vigilancia de la covid por la que solo se cuentan los casos graves y en entornos vulnerables y las personas leves y asintomáticas no deben aislarse.

Lo cual no significa que se haya dejado de monitorizar, sino que ahora "se focaliza la métrica en las personas mayores de 60 años", que son los más frágiles al virus.

Todo ello ha sido posible gracias al "altísimo nivel de inmunización" y una situación epidemiológica que se encuentra "en un contexto favorable", por eso han tomado esta decisión "contando asesoramiento de las personas expertas".