scorecardresearch
José Manuel Patón

LA PLUMA CONTRA LA ESPADA

José Manuel Patón


Sánchez Sancho Panza

23/03/2022

Nunca conocí que es miedo

Todo cuando quiero puedo

Aunque quiera lo imposible

Y en todo lo que es posible

Mando, quito, pongo y vedo

Del Quijote

 

Es verdad que los españoles hemos sido unos Quijotes para los saharauis, porque antes de la marcha verde nos acosaban, secuestraban o ametrallaban nuestros barcos de pesca, y nos hacían pequeñas putaditas del catalogo internacional de putadas.
Cuando Franco expiraba, el Sultán de Marruecos, -que es Sultán gracias a los franceses y a los españoles en la guerra contra Abd el-Krim, que preservamos el trono-, olió sangre y mandó la marcha verde que no eran sino militares marroquíes disfrazados de señora para ocupar el Sahara.
Ahí no estaban los saharauis, y la España que nadaba entre la modernidad y el franquismo, no se atrevió a luchar contra el Rey de Marruecos al que antes había defendido.
Pues a pesar de haber sido víctimas de los saharauis en la época en la que pretendían la descolonización por la fuerza, olvidando las pequeñas 'putaditas' que nos hicieron cuando era una provincia española, nos pusimos de nuevo el «traje de Hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor» y nos erigimos en defensores de los saharauis en contra de Marruecos.
Ya sabemos que si hay alguien más distinto al soñador de El Quijote, -y que hay que estar atento porque la política la mueve solo sus propios intereses, pues suyo es su país-, es el Rey de Marruecos.
Total, que después de insultarlo con lo de la venida del Jefe de los saharauis a curarse el covid a España, consiguiendo que Mohamed VI nos cerrase el gasoducto que venía de Argelia por su territorio, que era el gasoducto gordo, con la consiguiente subida del precio del gas, ahora va e insulta a los argelinos cambiando de bando en el tema de Sahara con lo que tendremos un oleoducto sin gas.
Paréceme, Sancho, que no hay refrán que no sea verdadero, porque todos son sentencias sacadas de la misma experiencia, madre de las ciencias todas, especialmente aquel que dice: «Donde una puerta se cierra, otra se abre».
Las sabias palabras puede que no se cumplan, que Marruecos siga cabreado con nosotros y que Argelia se encabrone con la maniobra que ha hecho Sánchez, hoy Sancho Panza en Barataria.
Lo de dejar de ser padrino de un pueblo nómada como el saharaui puede sonar a triste, pero el problema del Sahara no es español, el problema del Sahara porque así lo han querido los saharauis es su problema, y por muy verde que pongan a Sánchez, y aunque yo no esté de acuerdo que lo haya tomado de forma unilateral, y aunque lo haya hecho por motivos personales, en el fondo estoy de acuerdo que hay que dejar de ser Quijotes e ir a por nuestros intereses.
No es que nuestros intereses estén con Marruecos, que navega de lado a lado en política según le interesa, -ventaja de mando único-, es que nuestros intereses no están para apoyar a los saharauis, como no sea poniéndole una vela a San Apapucio, pero en política debemos ser neutrales cuando dos países como Argelia y Marruecos se pelean por un territorio en el que no vamos a volver a tocar pelo.