scorecardresearch

Maximino Pérez plantea dos o tres festejos fuera de abono

Leo Cortijo
-

El empresario taurino avanza en 'La Tribuna' que si los aforos de los espectáculos aumentan, al menos hasta el 50 por ciento, tiene la intención de que los toros regresen al coso conquense «sin rebajar un ápice la calidad».

Imagen de archivo de una de las últimas ferias taurinas de San Julián, con la plaza de toros llena hasta la bandera. - Foto: Reyes Martí­nez

Restan todavía cinco meses para la Feria de San Julián y pueden pasar muchas cosas hasta entonces, pero el empresario de la plaza de toros de Cuenca, Maximimo Pérez, ya ha empezado a darle vueltas a la cabeza. Su intención en este momento, tal y como avanza en La Tribuna, es plantear dos o tres festejos mayores, fuera de abono y con la misma calidad, en cuanto a toreros y ganaderías, que ha puesto al coso conquense entre uno de los más importantes del orbe taurino.

El máximo responsable de MaxiToro señala que ya ha mantenido alguna conversación telefónica con el Ayuntamiento y que tratarán el asunto en sucesivas reuniones para seguir los acontecimientos. «Según se vayan desarrollando las cosas», explica el empresario taurino a este diario, «el planteamiento por ambas partes va a ser el mismo, y es que si los aforos de los espectáculos aumentan progresivamente, haremos unos determinados festejos». Pérez subraya que se sopesarán «todos los escenarios posibles» dependiendo de la situación sanitaria en cada momento, pero al mismo tiempo indica que «vamos a intentar que Cuenca no se quede sin festejos taurinos» por segundo año consecutivo en San Julián.

Así todo, la intención del empresario queda meridianamente clara. Eso sí, para que la idea que tiene ahora mismo en mente llegue a buen puerto, la situación tiene que ir mejorando, sobre todo en lo que atañe al proceso de vacunación, al que se ligarán de forma directa las limitaciones en los aforos. Por eso hace hincapié en que con la normativa actual sería «inviable» programar ningún tipo de festejo.

Para entonces, y teniendo en cuenta que Maximino Pérez no contempla rebajar «ni un ápice» el nivel de la cartelería, los festejos podrían salir adelante con, «al menos», un 50 por ciento del aforo, que en el caso de la plaza de Cuenca serían en torno a unas 4.000 personas. El empresario destaca que ese porcentaje sería el necesario para «poder desarrollar» los festejos, no ya para que éstos fueran o no rentables. Descartada prácticamente al cien por cien la feria taurina de cinco corridas, las opciones pasan por esos festejos sueltos, «respetando a nuestros abonados, dándoles la posibilidad de adquirir esas entradas sueltas y asignándoles una localidad lo más parecida a su abono, pero cumpliendo las medidas de seguridad que marque la ley en ese momento».

Pérez está «esperanzado» y quiere creer, gracias a la vacuna, que «esto va a mejorar progresivamente». Aunque eso sí, más allá del «importantísimo» aspecto sanitario, no se olvida de la «muy difícil» tesitura económica que viven muchas familias, empresas y autónomos.

 

Maximino Pérez, empresario de la plaza de toros

«Si tengo que modificar la calidad de los carteles, no voy a hacer nada». Maximino Pérez lo tiene muy claro, y es que algo «innegociable» en la programación de festejos taurinos el próximo mes de agosto es el peso artístico de los mismos. «Lo que no vamos a hacer», afirma tajante, «son dos festejos como los que se anuncian en algunas plazas, hechos con prisas y de cualquier manera». El regreso de los toros a Cuenca tiene que ser «al mismo nivel» que cuando la pandemia obligó a cortar de lleno. Y de esta forma, las dos o tres corridas que terminen programándose –si las circunstancias lo permiten– serán «respetando la línea de lo que veníamos haciendo». Es decir, la presencia de figuras es ineludible. «Toros se pueden dar, pero no de cualquier manera ni a cualquier precio», sentencia Pérez.