El PNV tiende la mano para gobernar al PSE

Agencias - SPC
-

Los nacionalistas confían en repetir en el poder gracias a su socio tradicional, pero Otegi presiona a los socialistas para formar una coalición «progresista»

El PNV tiende la mano para gobernar al PSE

El PNV y el PSE dejaron claro ayer que tratarán de reeditar la coalición en el Gobierno vasco, que esta vez contará con la mayoría absoluta que no tuvo en la legislatura pasada. Una alianza que parece asegurada, a pesar de los cantos de sirena que rodean a los socialistas, ya que la suma de escaños con EH Bildu y Podemos también serviría para gobernar el Parlamento autonómico. Sin embargo, más allá de la Lendakariza, en la unión de los nacionalistas vascos con los socialistas hay otros factores que podrían resultar claves para la decisión de Ferraz. Y es que ambos partidos también gobiernan en coalición en ayuntamientos y diputaciones forales de la región y, además, el PNV es socio estable del Gobierno de Pedro Sánchez, que tendría muy complicado cerrar las mayorías en el Congreso sin el apoyo de los jeltzales. 
La presidenta del PNV en Vizcaya, Itxaso Atutxa, aseguró ayer que la primera opción para su formación es repetir gobierno de coalición con el PSE y se mostró convencida de que el candidato a la reelección como lendakari, Íñigo Urkullu, «seguro que ya» ha comenzado a hablar con los socialistas vascos.
Más clara aún fue la Ejecutiva Federal del PSOE, que remarcó su intención de que se pueda reeditar el pacto para «fortalecer» el Ejecutivo de coalición «que ya estaba gobernando». La voz discrepante, como muchas veces, fue la del diputado guipuzcoano Odón Elorza, que defendió que los socialistas deberían plantearse la alianza con los nacionalistas vascos y apostar por políticas de izquierda, bien desde el poder o desde la oposición.
Mientras jeltzales y socialistas deshojan la margarita, el otro ganador de las elecciones en el País Vasco, EH Bildu, que consiguió 22 parlamentarios, anunció una ronda con el resto de partidos salvo PP+Cs y Vox para articular las «mayorías soberanistas y progresistas» del Parlamento, aunque ambas sean incompatibles. La primera de ellas pasa por el PNV, y la progresista por el tripartito con PSE-EE y Podemos que los socialistas parecen descartar, pese a los emplazamientos recibidos. Para el líder de los abertzales, Arnaldo Otegi, la gente ha querido «reforzar» en las urnas esta segunda posibilidad.