scorecardresearch

Culinaria cristaliza la gastronomía como "palanca de futuro"

Leo Cortijo
-

La cita, que ha servido para reconocer la trayectoria, entre otros, del chef conquense Manolo de la Osa, persigue el objetivo de "consolidarse" y "dar el salto al ámbito internacional" como uno de los eventos más importantes a nivel gastronómico.

Culinaria cristaliza la gastronomía como "palanca de futuro" - Foto: Reyes Martínez

«El evento de referencia y la palanca para el futuro inmediato». Bajo estas premisas se desarrolla en Cuenca una de las citas más importantes a nivel regional bajo el hilo conductor de la gastronomía: Culinaria. Un congreso –con más de 500 inscritos– ya ineludible que alcanza su tercera edición con el objetivo de «consolidarse» y «dar el salto al ámbito internacional», en palabras de la directora general de Turismo de Castilla-La Mancha, Ana Isabel Fernández. De esta forma, el Teatro Auditorio José Luis Perales se convierte en el epicentro de la cocina con chefs llegados desde varios puntos de la geografía española y de países como Francia o Chile.

La gastronomía como pilar indispensable de la oferta turística de la comunidad autónoma. Una apuesta que desde la Junta se trabaja por establecer como un «factor estructural» de la economía regional. No en vano, los chefs reparten «empleo, riqueza y muchísima felicidad». Así lo puso de relieve el presidente de C-LM, Emiliano García-Page, durante la puesta de largo del congreso, asegurando que hace 45 años el turismo estaba relacionado con la playa y que de un tiempo a esta parte «se está convirtiendo y se va a convertir en uno de los sectores más tractores de España».

García-Page, que abogó por dar un «giro estructural» en este sentido, argumentó que el reto de futuro es «tratar de conseguir que la gente venga a la región no por lo bonita que es Cuenca, sino porque realmente quieren comer y disfrutar de sus alimentos, y conseguir así que en un mismo paquete vayan unidos turismo y gastronomía». Asimismo, el máximo responsable del Gobierno autonómico ahondó también en la importancia del concepto de raíz, que pone etiqueta al congreso, y es que «en los últimos años se ha aprendido a poner en valor la cocina castellana», y que «comidas pobres», antaño de subsistencia, hayan encontrado un lugar «en los mejores manteles y cocinas del planeta».

La consejera de Economía, Empresas y Empleo, Patricia Franco, avanzó por su parte que la Red de Hospederías de Castilla-La Mancha y el sector hostelero formarán parte de una estrategia para conseguir certificados de sostenibilidad turística bajo la marca 'Raíz Culinaria'. La intención es conseguir por primera vez esta distinción y hacerlo «sin huir de lo que somos avanzando con firmeza». Aspecto por el que la consejera mostró su «respeto absoluto» a todos aquellos que posicionan a Castilla-La Mancha como «elemento desestacionalizador de la oferta turística».

El alcalde Darío Dolz que fue el encargado de dar la bienvenida a todos los participantes, se congratuló por que Cuenca acoja «a este gran elenco de cocineros y sectores adicionales de la hostelería», a los que invitó a «saborear los rincones maravillosos» que ofrece una ciudad Patrimonio de la Humanidad.

Apuesta de la Diputación. La Diputación ha duplicado la aportación económica para la organización de Culinaria. Una evidencia clara de la apuesta por parte de la institución provincial para posicionar a Cuenca en este sentido. En palabras del diputado Miguel Ángel Valero, «la Diputación seguirá apostando por este elemento para que Cuenca siga siendo conocida no en el ámbito regional, sino nacional e internacional». Por eso razón, sacó a relucir la ayuda que desde su administración se ha brindado al sector, que tan mal lo ha pasado a causa de la pandemia, por lo que «se seguirán apoyando este tipo de eventos que lo que hacen es fomentar el desarrollo de la tierra».

Premiados. En la gala se ha hecho entrega de los galardones que cada año entrega Culinaria. De esta forma, el premio de honor ha recaído en el chef conquense Manolo de la Osa; el premio talento joven a Javier Sanz y Juan Sahuquillo, del restaurante Cañitas Maite; el premio sumilier a Cristina Diaz, de Maralba y el premio al talento femenino a Rocío Arroyo.