La comisión del Tajo-Segura no hablará de las Tablas

C.S.Rubio
-

La falta de agua en la cabecera del Tajo podría estar detrás de esta decisión. Apenas quedan 24 hetómetros disponibles para travasar en los embalses de Entrepeñas y Buendía en estos momentos

La comisión del Tajo-Segura no hablará de las Tablas - Foto: Rueda Villaverde


La petición de enviar un trasvase de urgencia de 20 hectómetros cúbicos de agua al Parque Nacional  de Las Tablas de Daimiel se ha vuelto a quedar fuera del orden del día de la reunión de la comisión de explotación del Tajo-Segura, prevista para el próximo martes, 17 de diciembre.
Cabe recordar que esta petición, cursada por el Organismo Autónomo Parques Nacionales, no fue tenida en cuenta el mes pasado ante la mala situación de las reservas de agua de los embalses de cabecera del Tajo, Entrepeñas y Buendía. Una situación que prácticamente no ha variado, a pesar de las lluvias de las últimas semanas, según explica a la Tribuna el diputado regional y representante de los municipios ribereños en esta comisión, Francisco Pérez Torrecilla.
A 1 de diciembre, fecha que se toma de referencia para el trasvase, la cabecera acumulaba 470,19 hectómetros cúbicos, poco más de un 18% de su capacidad total. Cifra a la que habría que restar los 26,7  pendientes de trasvasar desde octubre, mes en el que se cerró el canal de Tajo-Segura por obras. Es por ello que apenas quedaría en la cabecera 24 hectómetros cúbicos para cubrir la demanda del Levante y la emergencia en Las Tablas, antes de alcanzar los 400 hectómetros cúbicos, barrera a partir de la cual ya no podría salir ni una gota más de agua de Entrepeñas y Buendía.
Con todo, Las Tablas pueden aparecer en este encuentro a petición de algunos de los presentes en esta reunión. No hay que olvidar que esta reserva natural cuenta con tan solo  80 hectáreas inundadas a día de hoy, de las más de 1.700 susceptibles a estarlo. Una situación de excepción que podría provocar un nuevo incendio de las turbas del subsuelo de este parque, tal y como ocurrió hace ahora una década, con consecuencias desastrosas para el medio.