LA PLUMA CONTRA LA ESPADA

José Manuel Patón


Al rebufo

17/03/2020

Yo no digo nada, pero … quizá cuando vimos que China se aislaba en enero debían haberse tomado las primeras medidas. Luego llegó lo de la suspensión del congreso en Barcelona de la ‘Mobile World Congress’ que estaba programada para los día 24 a 27 de febrero y fue suspendida el 12 de febrero, o sea que para aquella fecha ya había cabezas pensantes que adivinaban que una concentración de muchas personas en la ciudad condal podría significar la propagación del virus. Que yo no digo que no, pero que al final sí. No se puede entender objetivamente que el gobierno suspendiera el congreso de Barcelona y mantuviera las manifestaciones del día 8 de marzo, es decir casi un mes después de suspender el congreso de tecnología de comunicaciones en Barcelona. ¿Por qué se suspendió algo antes y no éstas? Ha sido un mal ejemplo de liderazgo. Además cuando lo de la mujer, el virus ya estaba Italia en exorcismo puro. Por supuesto que ha sido bien intencionado, pero las primeras reacciones han sido tardías, hasta el punto que vamos a pasar 15 días sin saber cuántas personas de las que asistieron tan alegremente, desafiando la fuerza de los hechos, han salido de mensajeras del covid-19, y cuantos y cuantas han recibido el mensaje. Después de aquel convulsivo Consejo de Ministros, por fin, vimos algo. Ahora hay que esperar a ver el resultado de las medidas, sin muchas esperanzas los próximos días, ya que las manifestaciones fueron en toda España, y la incubación no sabemos cuánto se tarda. Y tampoco le podemos dar un 9 en urbanidad al líder de la oposición, que ha aprovechado para hacer política. El elemento común entre Zapatero y este gobierno fue negarse a reconocer la realidad; Zapatero con respecto a la confianza en nuestro sistema económico, al que luego dio la vuelta inventándose lo de los ‘emprendedores’ para no tener que pronunciar su palabra maldita: los empresarios, llegando a bajar el salario a los funcionarios que tuvieron que soportar un viraje de volante un poco histérico, pero ya era tarde, y así nos fue. Aunque en opinión de casi todo el mundo, la decisión del Consejo de Ministros llegó tarde, al menos al fin llegó. Estamos en un ensayo general que nos vendrá bien a todos, porque cualquier día de estos, un laboratorio, o el salto evolutivo de cualquier enfermedad, nos volverá a poner a prueba, y con lo que está pasando estamos aprendiendo todos, los gobernantes y los ciudadanos.
Los antropólogos tienen algo que decir sobre esto, porque hoy, el descendiente de los cromañones lo es porque ha superado todos los obstáculos, y la selección natural consiste en que se mueren los que no lo superan y procrean los preparados. Lo mismo pasa con los virus, son seres vivos cuyo mensaje básico es la supervivencia y la procreación, y a los que nos enfrentamos son el resultado de la selección natural que han superado los medicamentos que tenemos hasta ahora.