ÁNGULOS INVERTIDOS

Jesús Fuentes


Fórmula PSOE + UP + ‘Indepens’

Probablemente haya gentes cabreadas y decepcionadas porque hay que repetir  elecciones para elegir gobierno de España. Durante los meses pasados  los medios de comunicación, de signo aparentemente distinto, han sembrado esa sensación de frustración y malestar interior que algunos ciudadanos trasmiten ahora. Por distintas razones, esos medios, variados y concretos, apostaban por la formula de un gobierno formado por  PSOE, Unidas Podemos con el apoyo de los partidos independentistas. Sobre todo catalanes. Con esa fórmula tan mágica, con los sucesos recientes allí ocurridos, hoy ese gobierno ya habría entrado en  crisis. Sería la primera de las que se sucederían en los siguientes días de octubre y  meses sucesivos. En Cataluña los independentistas tienen objetivos claros: polarizar su propio territorio y mantener  desestabilizado permanentemente al Estado español.  Así que revise su frustración y su cabreo. Tal vez descubra que carecen de sentido.  Y que sus enfados son tan endebles como la formula, que decían, garantizaba un gobierno de izquierdas, formado por dos partidos que, juntos, no suman mayoría de ninguna manera.
En Cataluña han sido detenidos unos individuos acusados de estar preparando atentados para un otoño que se  anunció caliente. Incluso alguno de los imputados ha implicado al President. En el Parlament se aprueba la «desobediencia civil e institucional» y los responsables políticos se convierten en  agitadores. No les ha gustado que la guardia civil detenga a unos individuos que tramaban atentados, (los detenidos confiesan que querían ruido sin víctimas), digamos, de ‘terrorismo espectáculo’. Es lo de siempre: en serio y en broma.  «Alguien debe mover el árbol para que otros recojan los frutos», dijo una vez Arzalluz. ¿No es algo parecido a lo que pretendían esos CDR que están siendo apoyados, entre otros, por ‘En Comú Podem’ y Podemos? Así que vuelva de nuevo a lo de su frustración y cabreo. En las circunstancias actuales ya se estaría hablando de otras elecciones generales. Un escenario como este era el que quitaba el sueño a Pedro Sánchez, al que Iglesias prefiere insomne. En el gobierno afloraría una división palmaria y los ‘indepens’ amenazarían con no aprobar ninguna iniciativa, incluidos los Presupuestos Generales del Estado, de ese gobierno de izquierdas. ¿Qué alternativas tendríamos delante?
Tal vez usted  desee un gobierno de izquierdas, pero PSOE+UP no suman una mayoría de  izquierdas. Se necesitan otros apoyos, que, por supuesto, no vendrán de la derecha a quién beneficia un futuro en descomposición rápida de un gobierno de progreso. ¿Qué mejor argumento  esgrimiría  la derecha que la incapacidad de la izquierda para conseguir estabilizar  España? Mirando las cosas de  manera diferente a como nos las cuentan, se comprenderá  que estas  elecciones son una oportunidad nueva, no para votar lo que Pedro Sánchez quiera, como algunos medios de comunicación sostienen, sino para que los ciudadanos piensen y repiensen qué tipo de gobierno necesitan. Repito, necesitan. No estamos para otros lujos. ¿Quieren uno débil, quieren uno fuerte?  Si usted es un ciudadano medio debe preguntarse ¿qué clase de gobierno, fuerte o débil, puede iniciar un dialogo en mejores condiciones para intentar superar el conflicto catalán? Si usted no es  independentista debe preguntarse ¿qué clase de gobierno puede intentar modular, sin violencia, un conflicto territorial que durante años ha desequilibrando la política española? Revise la magnitud de su cabreo y sus orígenes y piense que tal vez han sido inducidos por objetivos ajenos a los que se proclaman.  Estamos ante otra oportunidad  de decidir qué país queremos y cómo queremos afrontar los problemas sociales, redistributivos y territoriales, que son la pesadilla de España desde hace más de un siglo. Aunque si usted es pro-independentista la fórmula enunciada es la que mejor cuadraría con sus intereses.


Las más vistas