TIEMPO MUERTO

Diego Izco

Periodista especializado en información deportiva


Noche de Reyes

Tengo la extraña, incómoda e insoportable sensación de escribir lo mismo, al menos algo parecido, al menos una vez al mes. Me encantaría, créanme, olvidarme de esta historia de organizadores mediocres para una competición excelente, de chapuzas a los mandos de una máquina enorme, de idiotas, incompetentes y locos con puestos de responsabilidad en LaLiga.

Una vez al mes, si no lo hago hasta reviento, hay que recordar la frase de Sid Lowe en 'The Guardian': «Al fútbol español lo salva su fútbol», una forma muy británica de decir que si no fuésemos dueños de ese estilo, de esa capacidad competitiva, de esos dos gigantes que exportar al mundo y de esa forma de mover la pelota para que sea un artículo de lujo para rivales a priori mejor preparados -el rendimiento de los 'modestos' en la Europa League está ahí-, nuestra Liga estaría al mismo nivel de sus dirigentes, a saber, una puñetera mierda pinchada en un palo y secada al sol.

Durante años, la afición ha reclamado algo parecido al 'Boxing Day' y sus jornadas 'colindantes', el invento que luce Inglaterra para promover fútbol en familia en las fechas navideñas: ¡Entre el 21 de diciembre y el 1 de enero se juegan cuatro jornadas! ¿En España? Una, la previa al Sorteo del Gordo, no alteremos conceptos tan patrios, e intocables con un punto rancio como «Nochebuena» y «Nochevieja», ¿verdad? Eso sí, acaban de señalar los horarios de la 19ª jornada: 3, 4 y 5 de enero. ¿Saben a qué hora se les ha ocurrido fijar un Celta-Osasuna en la noche de Reyes? ¡A las nueve de la noche! De Balaídos a El Sadar, 755 kilómetros. Padres en Vigo perdiéndose o el fútbol o la noche más especial del año para sus hijos, padres de Osasuna -algunos sobre el césped- llegando a casa más tarde que los regalos de los chicos. Locos. Están muy locos.



Las más vistas

Opinión

Malo conocido

Permanentemente me machaca con que si mi cuerpo estuviese más mimado me iría mejor