LA COLUMNA

Luis del Val

Periodista y escritor


Ese ministro de Consumo

04/09/2020

Alberto Garzón, ese ministro de Consumo por la gracia de Pedro y Pablo, dice que hay que hacer unos presupuestos orientados a la izquierda. Pues va a ser que no, camarada comunista, porque el Gobierno es tan libre de confeccionar unos presupuestos, como yo de organizar este periódico, sin tener cargo alguno.

Los Presupuestos Generales del Estado se confeccionarán, no para complacer a los camaradas comunistas de UnidAs PodemAs, ni para satisfacer la salivación secesionista del catalanismo ensoñador, ni para que Inés Arrimadas presuma de haber domesticado a los palmeros de ETA, que también apoyan al Gobierno. Y la razón es que quien tiene que dar el visto bueno a los PGE, no son los partidos españoles de izquierdas o de derechas, sino los ortodoxos funcionarios de Bruselas, que son los que tienen la llave de la caja, o sea los que nos van a conceder, en incómodos plazos, los préstamos que pagarán nuestros hijos y nuestros nietos para intentar salir de esta ruina económica, ética y sanitaria.

Por fortuna, los que tienen que dar el visto bueno a los PGE no son los Robin Hood de Vallecas, ni el club de fans de los asesinos etarras, porque su fórmula ya sabemos cuál es: subida de impuestos, aventamiento de capitales que se irán a países con mayor sosiego y seguridad jurídica, y gasto público sin restricciones, como si el dinero no se fuera a terminar nunca.

Ese ministro de consumo, por la gracia de haber entregado las llaves del Partido Comunista de España a UnidAs PodemAs, no se ha enterado de nada. Tampoco se ha enterado de que las mascarillas quirúrgicas han subido un 2.500 por 100, y que en febrero de este año por 1,90 euros podías comprar 50 mascarillas, y hoy, viernes, por 1,90 euros sólo te puedes comprar ¡dos mascarillas! Y son obligatorias, y, por tanto, la venta está asegurada.

Si no se ha enterado de algo que es de su competencia ¿Cómo se va a saber de qué van los PGE?