ÁNGULOS INVERTIDOS

Jesús Fuentes


El nuevo hospital

28/03/2020

Se publica un texto grimoso en un diario digital. Unos se vuelven locos y otros se echan a temblar. El articulo  - y lo leí – se puede calificar ya desde el título: «Toledo mantiene cerrado ‘el hospital más grande de Europa’ en plena crisis sanitaria». Con un titulo así, hay que suponer lo que vendrá después: juicios de valor desvariados, interpretaciones tendenciosas, datos, fechas y personas equivocadas y la corrección del propio titular al anotar que ya no es el hospital más grande de Europa. Pero eso, claro,  no llama la atención. Así que el autor, a sabiendas, ha puesto un titular que induce al error. Y si intencionadamente  induce a error, nada tiene que ver con la información. Y si nada tiene que ver con la información ni con la opinión ¿cómo denominar  lo que se escribe en ese texto?  ¿Basura? ¿Bazofia? ¿Bosta?
Imagino que en la Universidad aún se enseña  Ética  de la profesión. Imagino que se debate sobre los límites del derecho a la libertad de expresión. Y se supone que allí se enseña, dentro del código profesional, que no todo lo que cabe en el amplio territorio de la libertad, puede ser considerado honesto y profesional. También sospecho que se enseña a separar lo que es información de lo que es opinión. Y que en el capítulo de opinión son posibles distintos formatos de escritura que van desde el panfleto furibundo hasta el texto dogmático o el articulo interpretativo, etc, etc.
El texto aludido  como máximo es un panfleto turbio. El autor, con  materiales de derribo de la propaganda de hace años del PP, ha compuesto, cómo llamarlo, un ‘algo’ en el que se insinúa el egoísmo de los gestores  de la Región  que disponen de un hospital de lujo cerrado, mientras en Valdemoro o Leganés, a escasa distancia de Toledo, se acumulan  los enfermos afectados por el Covid 19. Solo que lo que se dice no es cierto. Salvo una cosa, que el hospital está cerrado. Aunque no interesa saber que se está acondicionando y preparando para ser abierto. ¿Cuándo? Cuando se pueda, que presumiblemente ya no será en la fecha anunciada.
Abrir ahora ese lugar, aún no  hospital, aunque vaya a serlo, sería un desastre  y un despilfarro que retrasaría su apertura más de lo que ya lleva.  Y cuanto más se demore la apertura del nuevo hospital más se estará perjudicando no solo a los enfermos actuales, sino también a  los de  años venideros.