ESCAÑO CERO

Julia Navarro

Periodista y escritora


El futuro de Juan Carlos de Borbón

21/07/2020

En mi opinión, hasta que el Tribunal Supremo no dictamine si hay o no causa contra el Rey emérito, el Gobierno debería de mantener una actitud de neutralidad en vez de presionar, como lo están haciendo, al rey Felipe VI para que coloque un cordón sanitario en torno a su padre, que es tanto como considerarle culpable por adelantado.

Sin duda algunos comportamientos de Juan Carlos de Borbón no han sido precisamente ejemplares y eso es lo que le ha costado el trono además de provocar un inmenso daño a la Monarquía.

A mi no me caben dudas de que nuestro sistema democrático tiene resortes suficientes para dar respuesta al problema que supone que se este investigando al anterior Jefe del Estado, eso sí, siempre y cuando se deje a la Justicia trabajar de manera independiente.

Pero hay otra cuestión y es que hay sectores que pretenden aprovechar esta crisis provocada por el comportamiento de don Juan Carlos para embestir lo que califican despectivamente como "régimen del 78" y que no es otro que nuestro actual sistema democrático, el que nos ha permitido vivir en libertad los últimos cuarenta años.

La Monarquía parlamentaria es parte del sistema y lo es porque los españoles votamos MAYORITARIAMENTE la Constitución en que se consagraba nuestro Estado como una Monarquía Parlamentaria.

¿Es mejor una República que una Monarquía Parlamentaria? Pues depende que República. Si es una República como las bolivarianas es evidente que es mejor nuestra Monarquía Parlamentaria.

Si es una República, pongamos por caso como la francesa, entonces podemos decir que esta es tan buena o igual que una Monarquía Parlamentaria.

Lo cierto es que Europa es un espacio de democracia y libertad hay países con monarquía y otros con República pero lo sustancial es eso, que todos son democráticos.

Sin duda en nuestro país hay muchos ciudadanos que no son monárquicos, yo entre ellos, pero insisto en que quienes votamos la Constitución, votamos que nuestro Estado, repito, es una Monarquía parlamentaria. Es más, es de justicia reconocer que don Juan Carlos fue un motor importante en la travesía de la dictadura a la democracia, democracia a la que defendió aquel nefasto 23 de febrero cuando se perpetro un intento de golpe de Estado y además durante su reinado tanto don Juan Carlos como doña Sofía hicieron una excelente labor como embajadores de nuestro país. Lo que no quita para que si el rey emérito ha cometido algún delito este sea abordado por nuestros tribunales. Lo cortes no quita lo valiente.

Que Podemos embista contra la Monarquía Parlamentaria se da por hecho pero que lo refrende el PSOE cuesta más de digerir.

Felipe VI quizá debería no precipitarse a la hora de tomar decisiones sobre el futuro de su padre hasta que la Justicia no se pronuncie ya que realmente el objetivo de quienes piden medidas drásticas no es tanto velar por que no se contamine la institución sino restar crédito a la institución. En definitiva, el objetivo es la Monarquía puesto que don Juan Carlos ya no juega ningún papel en la vida política española.

Naturalmente cuando el Tribunal Supremo tome una decisión ese sería el momento para que Felipe VI tomara a su vez las suyas.

Me parece a mi que el Gobierno, al menos el presidente y los ministros socialistas, deberían de dejar de presionar de esa manera tan burda al Rey y no participar en la campaña contra la institución, institución que se olvida que tiene su legitimidad en la Constitución votada mayoritariamente por los españoles.