CRÓNICA PERSONAL

Pilar Cernuda

Periodista y escritora. Analista política


Un marciano en la Generalitat

No fue candidato a la presidencia de la Generalitat, si lo hubiera sido probablemente no habría sido elegido, porque pocas veces se ha visto un dirigente político con menos entidad. La presidencia le llegó de carambola: Puigdemont perdió su puesto al aplicarse el 155 y propuso al Parlament que eligiera a Quim Torra. Punto en boca a las instrucciones del presidente fugado, pero aun así Torra ni siquiera fue elegido en la primera vuelta de la investidura. Visto lo visto, se comprende.

Su fuerza, si es que le queda algo de fuerza, emana de que es el hombre para todo de Puigdemont, que tampoco es una lumbrera, y así va el llamado procés como va, de capa caída aunque hace mucho ruido y tiene a España entera en vilo. Y a Cataluña más que al resto de España porque parte de los independentistas han abandonado el barco debido en gran parte a la vergüenza ajena y a la preocupación que les provoca el presidente de la Generalitat. Hasta el consejero de Interior le planta cara. Torra le pidió la dimisión y Buch le respondió que ni hablar, que lo cesara. Torra exigió entonces el cese del jefe de los mossos, y le respondió Buch que tampoco, que había cumplido con su deber. Y así está la cosa. Disparatada.

Dice Torra que la violencia que todo el mundo ha visto estos días no la han provocado independentistas, sino “infiltrados”. Que diga qué infiltrados, qué datos tiene. Los datos que tiene en cambio todo el mundo son los que recogen la proximidad familiar de Torra con los CDR, la Ser incluso se ha hecho eco de una grabación en la que Torra está reunido con miembros de ese grupo que se toma el independentismo como una guerra sin cuartel y parte de ellos utilizan métodos de guerrilla urbana o, lo que es peor, de terrorismo. Miente por tanto Torra cuando habla de supuestos infiltrados. No los hay, los que utilizan la violencia son los suyos, los que él patrocina.

En lo que no miente es en su promesa –o amenaza, según se mire- de que va a mantener las iniciativas independentistas en el Parlament, que no cejará hasta que se celebre un referéndum de autodeterminación y que no va a permitir que una sentencia del Tribunal Supremo le impida mantener las iniciativas independentistas que pretende seguir impulsando.

Se trata sin duda de un personaje atípico, por no decir que un marciano se sienta en la Generalitat. En su marcianidad, no que ve los cócteles molotov, los coches y contenedores ardiendo, los adoquines utilizados como proyectil, el ácido y las agresiones. No ve que, por su culpa, Cataluña se está hundiendo ecónomica y socialmente. No ve que el independentismo pierde gloria y gana desprestigio.

Ha acudido al Parlament a pedir contención a los mossos. A los mossos, no a los CDR. Patético.