DESDE EL ALTO TAJO

Antonio Herraiz


Estimado Pedro Sánchez

19/03/2020

Estimado presidente:
Sabes que eres un tipo con suerte. En los momentos más duros de tu vida política siempre has contado con este factor indispensable. Tú y tu negra de cabecera lo llamáis Manual de resistencia, pero lo tuyo es algo más que saber flotar sin ayuda cuando te llega el agua al cuello. Te echaron del PSOE y volviste a coger los mandos del partido, pasando después a cuchillo a todos los que no te habían bailado el agua. Ya en el Gobierno, te forzaron a convocar elecciones para que te entregaras -con más ahínco- en los brazos de los mismos que te habían invitado a marcharte. En la repetición del partido, reseteaste la memoria olvidadiza de los españoles para salvaguardar tus vergüenzas. Y volviste a dormir a pierna suelta, a pesar de que el insomnio sobrevolaba ese gran colchón que habías instalado en Moncloa.
Sabes que eres un tipo con suerte porque gobiernas un país más serio y responsable del que pintabas cuando estabas en la oposición. ¿Ha cambiado lo esencial? Evidentemente, no. Las gentes son las mismas, con la diferencia de que ahora, en una situación excepcional, nadie les llama para que vayan a asaltar la sede de ningún partido ni nadie les invita a rodear el Congreso, aunque allí se siguen adoptando decisiones muy mejorables. Ante una situación crítica, España tampoco se merece un Gobierno que mienta, aunque aún no te lo hayan reprochado con la misma claridad con la que se hizo en otro momento crítico de nuestra historia más reciente. No será porque no nos dijisteis que esto era una exageración de los periodistas, de los virólogos y de los epidemiólogos que advertían de que lo que estaba pasando en China o en Italia se podía repetir aquí. Tal es tu suerte que tus socios han sacado las cacerolas para cargar contra el Rey y la Monarquía, que, como todo el país sabe, es el mayor problema que tiene ahora mismo España y el mundo. ¡Qué guardadas han estado todas esas baterías de cocina cuando el dinero de los parados terminaba en el Don Angelo de Sevilla y esnifado por napias selectas!
Tal es la suerte que tienes que el personal sanitario trabaja sin descanso y expuesto al contagio de ese dichoso coronavirus con escasez de medios. Sin mascarillas, batas impermeables, ni gafas protectoras están peleando sin cuartel contra un bicho que nos devora. ¡Cuánta suerte tienes, presidente! Tu fortuna traspasa lo humano. Sabes por ciencias del más allá que tu vicepresidente no es como el resto de mortales y no tiene ningún problema en pasarse por el forro la cuarentena, a pesar de haber estado en contacto con una persona contagiada. La suerte del campeón te llevó a mantener manifestaciones por toda España porque el machismo mata más que el coronavirus. «Ya, pero también se mantuvieron los partidos de fútbol y el mitin de Vox». De no haber habido 8M, no se habría celebrado todo lo demás.
Presidente: Tienes tanta suerte que desde nuestras ventanas seguiremos aplaudiendo cada día. Desde nuestros balcones escucharás un aliento indispensable en momentos únicos. Sonará el Resistiré del Dúo Dinámico y Paquito el chocolatero. Y en un San José tan especial escucharás como los niños recuperan el Hola don Pepito de los payasos de la tele. ¡Qué suerte tienes, Pedro Sánchez!, que no es la misma que la del conjunto de españoles.