TIEMPO MUERTO

Diego Izco

Periodista especializado en información deportiva


Protestones

12/04/2021

Siempre hay un gigante perjudicado (cuando no los dos al mismo tiempo) según el principio de proporcionalidad que le sale de la entrepierna a merengues y culés. Hoy toca llorar en azulgrana porque Militao agarra sutilmente a Braithwaite, que interpreta la caída de especialista de Hollywood, y como no se pita a pesar de las protestas tiran de dolorosa memoria y triste hemeroteca y recuerdan «el que sí nos pitaron» (agarrón de la camiseta de Lenglet a Ramos y otra caída torpe de mal actor) y decidió el clásico de la primera vuelta, y entonces hay un agravio comparativo. Y por eso Piqué baja al campo como un poseso y le come la oreja a Gil Manzano, Koeman se va indignado en plena entrevista post-partido… pero por más que reviso la jugada de las protestas no veo más allá de una caricia, un braceo, un agarrón con la fuerza con la que cogerías a un pollito para no hacerle daño. ¿Quieren protestar con razón? Todavía no he leído en ninguna crónica barcelonista, por ejemplo, cuestionar la 'faltita' (un toque de Araujo a Vinicius con la misma 'intensidad' con la que Militao toca a Braithwaite) que origina el 2-0. Pero el madridismo se defiende: «¿Por qué nadie dice que Busquets lesiona a Lucas y se va de rositas?» en una jugada en la que ambos chocan de manera fortuita, y la culerada contraataca con «hay falta a Messi previa al 1-0» pero los blancos no se rinden y dicen que «si pitas esa falta o pides ese penalti, ¿pedirás también el penalti a Vinicius»…

… y los otros 18, un movimiento cada vez más consolidado de oposición a Madrid y Barça, mirando con una mezcla de pena y asco la reacción infantil y patética de quien pierde sin saber perder y quien, a pesar de ganar constantemente, tampoco sabe hacerlo con elegancia. Protestar y sentirse perjudicado era patrimonio exclusivo del modesto. Hasta eso quieren quedarse.