APUNTES

Pedro Calvo Hernando

Escritor y periodista


No es una paguita sino un derecho

02/06/2020

En plena vorágine coronavirulenta el Consejo de Ministros aprueba el Ingreso Mínimo Vital, que se pondrá en marcha enseguida y que pretende remediar la terrible situación en la que quedan muchos españoles como consecuencia del desastre económico derivado del desastre sanitario. La pregunta, de fácil contestación, que se hace todo el mundo, es que si tal iniciativa se habría producido en el caso de que en España estuviese otro Gobierno en el poder, que sería un Gobierno de la o las derechas. Pues la respuesta muy mayoritaria sería negativa, como todo el mundo sabe. Digan en público lo que digan, es tontería poner en duda lo que aseguro.

En fin, en cualquier caso, se trata, lo del IMV, de un acontecimiento extrordinario, que el ministro Alberto Garzón ha calificado como medida revolucionaria, como una forma de reactivar la economía. Añade que "no es una paguita sino un derecho". A lo que Pablo Iglesias añade que "es un día histórico en el que nace un nuevo derecho social que solucionará el 80% de la pobreza extrema". Pues bien, pidamos a la derecha, a la izquierda y al centro que se comporten como Dios manda, con bondad y justicia, y no solamente convencidos de que lo más legítimo es procurar la justicia y el bienestar para todos, también para quienes tienen la peor suerte.

Y más en España. Un país de fuertes inclinaciones cristianas, que es preciso mostrar siempre como activas y actuantes, aunque en los últimos tiempos se detecte una fuerte caída del entusiasmo creyente. La llamada cristiandad tiene ahora la suerte de contar con la figura del Papa Francisco, que se ha ganado el apoyo o al menos la simpatía de millones de personas, y que trabaja incansablemente en favor del género humano. La figura del Papa se proyecta en este terreno y contribuirá mucho, también en España, a conseguir unos buenos resultados en la carrera del Ingreso Mínimo. Se cuenta con la ventaja del gran aumento de la solidaridad como consecuencia de la gran crisis sanitaria.

En esa dirección tenemos que movernos, rechazando comportamientos como el de Cayetana Álvarez de Toledo, la portavoz del PP en el Cogreso, que se ha ganado la desautorización de la mitad de su partido y de la totalidad de los demás. Se han escuchado algunas voces de importantes personajes del PP que han dado un gran ejemplo de cómo hay que comportarse en circunstancias como las que estamos atravesando. Un ejemplo que anula sandeces o barbaridades como la de llamar terrorista al padre del vicepresidente segundo del Gobierno. Y lo que no entiende nadie es cómo una persona inteligente como Cayetana es capaz de semejante desatino. Yo lo medioentiendo pero me lo mediocallo...

Quiero acabar con una mención al importante hecho de que la última prórroga del estado de alarma va a durar del 8 al 21 de junio, gracias al voto favorable de partidos tan dispares como ERC, PNV o Cs. Que el PP lleve el asunto con paciencia y que entienda que la mayoría parlamentaria difícilmente va a cambiar de signo en los próximos tiempos. El otro estado de alarma va a ser el del partido de Pablo Casado, aun en el supuesto de que la izquierda no suba en votos en próximos comicios. El PP y su primer responsable deben saber que es difícil esa subida y que al PSOE le queda un buen margen para seguir al frente del Gobierno. Pero no pasa nada. Es la democracia, mis queridos amigos.