CARTA DEL DIRECTOR

Francisco Javier Martínez


La solidaridad sale a relucir

15/11/2020

Todos los datos vaticinan unos meses muy duros en la economía, lo que se traducirá en el empeoramiento del bienestar de las familias. Las fotografías de las denominadas colas del hambre empiezan a irrumpir con fuerza en los informativos nacionales, pero ciudades y provincias como pueda ser Cuenca también viven en sus carnes la escasez de recursos. El Banco de Alimentos y Cáritas Diocesana vieron cómo en los últimos meses la demanda de su ayuda se duplicó y empiezan a tener problemas para poder cubrir todas las necesidades de las familias más humildes. La Gran Recogida del Banco de Alimentos, prevista para la próxima semana de forma física en tiendas y supermercados, y virtual, por primera vez y por exigencias del Covid-19, desde el lunes hasta el 6 de diciembre, es más necesaria que nunca. Está el hándicap de la falta de presencialidad, pero es importante que cada ciudadano que pueda done para no dejar atrás a nadie en esta crisis provocada por la pandemia.
Y es que la solidaridad de la sociedad española aflora cuando vienen mal dadas y no por la acción del Gobierno que promete y promete, pero deja olvidados a miles de trabajadores de sectores tan importantes como el de la hostelería. Una vez más, la acción civil sale al rescate de las familias más necesitadas y, curiosamente, algunas de las ONG más activas pertenecen a la Iglesia Católica, esa que es vilipendiada por los partidos de la izquierda radical, que son incapaces de alcanzar los ideales de redistribución de la riqueza, pero porque simplemente no les interesa llegar a ellos -se les acabaría el discurso... y las prebendas personales-.
Ahí están los últimos datos del CIS, donde la percepción de las ONG y asociaciones de ayuda es altamente positiva. Hay que resaltar que también son muy valorados los profesionales sanitarios, por su abnegada labor en los centros hospitalarios y centros de salud. Precisamente eso se desprende de las palabras de Félix González, neurólogo y jefe de Urgencias del Hospital Virgen de la Luz, protagonista de la entrevista de La Tribuna de Cuenca de esta semana. González valora la forma de afrontar el coronavirus de toda la plantilla en días que fueron muy intensos y críticos. La sociedad nunca pagará como es debido el trabajo de estos profesionales que pusieron en riesgo sus propias vidas para intentar salvar el mayor número de vidas humanas.
Como ve, querido lector, la solidaridad y el altruismo vuelven a estar en la palestra, como ya sucediera en la crisis del 2008 y por mucho que les chirríe a nuestros gobernantes.