EN VERSO LIBRE

Francisco García Marquina


‘Viaje a la Alcarria’

14/06/2020

Gracias al viaje que emprendió el escritor Camilo José Cela en este mes de junio de hace 74 años, la Alcarria es universalmente conocida. En cada aniversario me siento obligado a recordar esta aventura de la que nació este pequeño gran libro que ha tenido una gran influencia en el curso de mi vida.
Quizás algunos recuerden que por amor a la literatura y a estas tierras, vine a vivir a la Alcarria en donde indagué todos pormenores reales de aquel viaje y escribí la Guía de Viaje a la Alcarria (Aache 1993) en la que recogí los itinerarios, pueblos, paisajes y encuentros que acontecieron al viajero, con tanta fidelidad que el propio Camilo me hacía preguntas sobre detalles que él había olvidado. Pero con la intención de atender no solamente al viaje sino también al libro en el que después narró su aventura, publiqué hace unos meses La Alcarria: el libro (Dipu-Guada 2019), que es un estudio literario de esa narración viajera.
Viaje a la Alcarria tiene una aceptación universal pues se han publicado millones de ejemplares en un centenar de ediciones en una decena de lenguas. ¿Qué razones pueden sustentar su éxito? Yo las resumo en estas cuatro: en primer lugar trata de un viaje, que es el espejo del devenir humano y esa es la trama de la mayoría de los libros fundacionales de la humanidad. En segundo lugar responde también al mito de la infancia y del paraíso perdido con su tono arcaico, naturalista, inocente y elegíaco, pues el hombre moderno, que vive en un mundo inmediato y explícito, busca lo misterioso, lo oblicuo, lo no utilitario. En tercer lugar es un texto lleno de sensorialidad, que presenta un cuerpo tangible de colores, aromas y voces. Y en cuarto lugar está escrito con una belleza concisa y de sencillez narrativa, aliviadora de la retórica imperial de la posguerra y de aparente sencillez que realmente es fruto de mucha sabiduría.
Viaje a la Alcarria no es una geografía ni un ensayo sino realmente una novela de aventuras cuyo protagonista es CJC y así lo estudio en mi libro que, a lo técnicamente literario, añade aspectos sociológicos, la filosofía del viaje, la relación entre la realidad y la ficción, la genética del texto y la situación psicológica del autor.
En La España de Cela, que publiqué en 2018 (Aache), hago ver el valor testimonial de la literatura celiana sobre la España de la posguerra cuyos caminos recorrió paso a paso, narrando lo que veía con una inmediatez que parece crueldad y no es sino un afecto doloroso.
Cela nos ofrece la Alcarria en toda su verdad mediante una escritura simultáneamente lógica, sensorial y sentimental. Si Azorín decía que «A Castilla, nuestra Castilla, la ha hecho la literatura», en Viaje a la Alcarria, Camilo José Cela ha dado voz y hecho legible esta humilde y hermosa región de España.
Ni los paisajes, ni los bosques, ni las alimañas ni los aldeanos de la Alcarria eran mudos, sino que guardaban silencio esperando quien llegase para entablar un diálogo con ellos. Y sucedió del 6 al 15 de junio de 1946.