PAISAJES Y PAISAJANES

Antonio Pérez Henares


Un sustito

18/07/2020

Las encuestas no hay que creérselas ni tampoco despreciarlas. Ha que mirarles las tripas y buscar en ellas  secuencias y  tendencias. Tengo cierta afición por ellas y debo mucho a la sabiduría de Alfonso Guerra, que algo me aleccionó sobre el asunto, e intento dar  entre la maraña de huellas confusas y hasta contradictorias, con el rastro bueno. Hablo de encuestas más o menos fiables. O sea, no del CIS que Tezanos ha convertido en un puchero pestilente. Su último desvarío, en realidad obscena propaganda, ha sido el gallego donde sus pronósticos fueron los más alejados de la realidad entre la veintena de consultoras que realizaron sondeos. El publicado hace días a escala nacional donde disparaba a Sánchez y daba al alza a Podemos, que venía de desaparecer de Galicia y perder la mitad de voto en el País Vasco tiene la credibilidad que tiene: ninguna. El sondeo que más se acercó, una vez más, hasta desviarse tan solo unas décimas en su cómputo global e incluso clavar el resultado esencial, el del PP ha sido GAD 3, que dirige Narciso Michavila.
Electomania es un portal que sigue todo esto y que aporta además sus propios sondeos. Son gente con métodos testados y rigor. Y están ahora muestreando las comunidades autónomas, aunque quede una eternidad para ir a las urnas. La correspondiente a Castilla-La Mancha supongo que ya la habrá visto Page y  que gustarle no le habrá gustado. Aunque no sea, en absoluto, ni de lejos, determinante. Pero algo suena peor en la caja de cambios.
El sondeo le priva de la mayoría absoluta y le hace depender de un escaño que recuperaría Podemos, lo que no deja de ser sorprendente. Los datos son los siguientes: PSOE 38,6% (16 escaños), PP 33,5% (14 escaños), Vox, 10,2% (dos escaños), Podemos 8,1% (un escaño) y Ciudadanos 7,7% (cero escaños).
Como ven y empezando por el final, Cs y Podemos, ambos desaparecidos del mapa en las últimas elecciones generales, están a un suspiro el uno del otro. Y si cayera el supuesto y decisivo escaño al otro lado tal vez Page ya no dependería de los morados sino de los naranjas. Que visto lo visto, y a los hechos hay que remitirse, le vendría hasta mejor tener a estos últimos como sumiso báculo, que se conforma con colocarse ellos y poder colocar unos cuantos hermanos, primos y cuñados. Que esa es la realidad ya consolidada de Cs desde Guadalajara a Albacete.
 Pero ello es un futurible que, reconozco me despiertas más que duda. No veo a ninguno de los dos partidos remontando sino más bien escarbando en el hoyo, que quieren que les diga.
Siguiendo hacia arriba, Vox, que sí, es tercero, pero ya muy descolgado, muy lejos de sus espectaculares registros en las últimas elecciones. Y aunque lo cierto es su tendencia no es buena, no acabo de comprar que sea tan acusada. Vamos que me parece minusvalorado.
Y lleguemos por último a la cabecera. El poder y ganador y la oposición y posible alternativa. Sin duda, la pérdida atribuida de 3 escaños tiene mucho que ver con el inusual y atrabiliario comportamiento de Page durante la pandemia. No le he visto más fuera de cacho en toda su trayectoria política. Algunas de sus intervenciones públicas y televisadas me dejaron estupefacto y creo que también a muchos paisanos. Esa pérdida, que no es mucha ni en porcentaje, parece derivada de ello y ha quedado en la memoria y la retina. Puede diluirse pero cuidado. Más si aflora con virulencia el rebrote. Que ojo, ronda.
Con todo Emiliano Garcia-Page es el «fiable» dentro del panorama político regional, muy ayuno de referentes de mínima talla. Esa imagen ha sido siempre la suya y supongo que estará en su prioridad el recuperarla. Llegados a la urnas y si decide que quiere seguir, que esa es otra, tendrá sin duda a su favor esa inercia. Porque a ello añade una gran ventaja. La oposición que tiene delante.
 Paco Nuñez no es que no despegue, aunque el impulso de las siglas le eleve a ese 33,5% y a esos 14 diputados, es que como oposición regional ni siquiera emerge. Salvo contadas excepciones carece de filo, de peso, de capacidad de abrir grietas y de conectar con las gentes. La acción política del PP se caracteriza por su torpeza y embotamiento. Durante todo lo sufrido por la población ha sido incapaz de hacer llegar un mensaje alternativo, de ofrecer un relato propio y ni siquiera de estar con quienes debían. Estoy convencido que aquellos que en su momento se echaron a un lado y no plantearon batalla se arrepienten. Como arrepentidos están Cospedal que lo designó y Tirado que acató y alfombró su llegada. Pero, Dolores y Vicente, ya no sirve llorar sobre la leche derramada. Por vosotros mismo, por cierto.
 Así que la encuesta es un sustillo y un aviso. Pero en perspectiva mucho habrían de cambiar y ennegrecerse las cosas, que pudiera y hasta es muy probable con lo que nos viene por la económica y puede retornar, sin haberse ido, del virus, para poder hablar de vuelcos. Aunque ya se sabe y aquí sí que sería para estudiarlo como ejemplo, pues sería meridiano, que las elecciones no las gana la oposición, Núñez,  sino que las pierde el Gobierno, Page.