scorecardresearch
Javier Ruiz

LA FORTUNA CON SESO

Javier Ruiz


El obispo pugdemoníaco

09/09/2021

Anda el personal estos días muy entretenido con las peripecias del obispo de Solsona y su historia del pájaro espino. No hay como un novelón para entretener las tardes del lánguido verano que declina. A un lado quedaron las series turcas y ahora aparecen las catalanas. Al final, llevarán razón quienes sostienen que la civilización se inició en Barcelona y todos somos catalanes. Han vuelto a demostrar que van un paso por delante, aunque no sabemos dónde. El obispo Novell se ha dado de baja y lo acusan de estar poseído. Misterios de la vida, mas no tanto. Una escritora de literatura erótica es la causante de los quebrantos del obispo. El satanismo es lo que tiene… De lo que ha hecho la guarra de tu hija a otro tipo de guarradas. ¡Confesión!
Novell demuestra que la vida sorprende a cada paso y nada está escrito en el futuro. El obispo más joven de Europa llegó a Solsona con el aura de la renovación de la Iglesia y resultó el más carca del lugar. Se oponía al uso de anticonceptivos en todo momento y ocasión. Hasta que llegó la escritora y enderezó los renglones torcidos de su cartilla. Un amigo mío de lírica honda y profunda dice que el pájaro espino y la pájara al pepino. No creo yo que sea tan burda la cosa. La literatura erótica da para mucho y pueden pasarse cien páginas donde la voluptuosidad envuelva las siluetas de los renglones sin que ocurra nada. Es como el sexo tántrico. Te dura la erección una hora y no eyaculas. ¡No sabe nada la escritora!
En el obispo desobispado hay materia para escribir un folletón por entregas, como se publicaban los grandes novelones del XIX. Resulta que don Xavier se metió también en política y se convirtió en pastor de indepes. Ahí nunca la Iglesia catalana dijo que estaba poseído, cuando lo tenía a huevo para declararlo puigdemoníaco. Sin embargo, fue aparecer la chica y empezaron los problemas. En los púlpitos decía cosas como que Dios favorecía la independencia y resulta que era otra cosa. No hay por qué preocuparse, monseñor, pues ya sabe usted que los caminos del Señor son inescrutables. Escondieron las urnas en la sacristía y el piolín en el mar. Al final ni unos ni otros hicieron nada de lo que se esperaba de ellos.
El obispo ha dimitido después de haber abjurado de todo lo que antes dijo. Qué bonito es el amor y cómo todo lo puede. Es una prueba más de que el ser humano sigue presa de las mismas pasiones que hace veinticinco siglos. La familia del cura parece que se ha enfadado un poco con el muchacho. Ya les pasó cuando se nos volvió indepe y ahora con más motivo. Dicen que es un tanto tradicional y conservadora. Prefieren no hablar con nadie y estar cerrados en casa. Otra secuencia más para el serial de otoño.
El abad de Montserrat y Junqueras deberían comenzar a tentarse la ropa porque se ha iniciado el destape del procés. A partir de ahora se sabrán todas las cosas y hemos empezado por las del obispo. Clarín demostró que bajo una sotana se esconde un hombre y no hay Ana Ozores que lo resista. Algo así le ha pasado a nuestra escritora, que ha compuesto la más bella obra literaria de su vida sobre las líneas de una piel prohibida, tintada con saliva. En realidad, esto se veía venir ya de largo. Ni política ni autodeterminación ni democracia ni casullas. Lo del procés no ha sido otra cosa más que una mala jodienda. Hasta que apareció la escritora y, entonces sí, se declaró la independencia.