RATAS DE DOS PATAS

Ángel Villarino


Los próximos 100 años

Existe una tradición entre los ensayistas anglosajones de poco éxito y cierta edad que tengo intención de imitar. Consiste en escribir libros pronosticando cosas que deberían ocurrir cuando ellos ya estén muertos. Es una fabulosa estrategia de marketing, con riesgos reputacionales muy limitados, a la que le han salido algunos imitadores de baja estofa en otras latitudes.
Aquí tenemos a Santiago Niño Becerra, que nos explicaba hace una década que, a fecha de hoy, en 2020, íbamos a ir vestidos con bolsas de plástico usadas, nos alimentaríamos de carpas en ríos tóxicos y nos desplazaríamos en carros tirados por animales mutantes. Niño Becerra sigue vivo y su nigromancia no salió muy bien. Algo más de morro le echó Gordon G. Chang, un tipo que se infló a vender anunciando el inminente colapso económico chino. Cuando la fecha rebasó la de los pronósticos, escribió otro librote aún más gordo moviendo el desenlace unos cuantos años más.
Mil veces más inteligente es The Next 100 Years, de George Friedman, un volumen que establece escenarios lo suficientemente lejanos como para asegurarse de que nunca los vamos a ver. Lo leí, y hablo de memoria, pero creo que la gran potencia europea será Polonia.
En fin, ahora que en España tenemos chalecos amarillos me atrevo también yo a sacar la bola de cristal. A Reino Unido le va a ir realmente bien con el Brexit, Trump ganará las próximas presidenciales y la economía americana continuará creciendo. El euro acabará saltando en mil pedazos y, posteriormente, la Unión Europea. Se irán primero los nórdicos y, poco a poco, los demás. En España, eso es fácil, volveremos a tener elecciones. La incógnita es si irá alguien a votar.