PAISAJES Y PAISAJANES

Antonio Pérez Henares


Aquí no pasa nunca nada

19/03/2021

Está tan plano e inerte el panorama político en la Región que por no pasar no le pasa nada ni a Ciudadanos que en estos días sale a tres ciscos por mañana. Y dos más por la tarde. Aquí impera la Pax Emiliana tan escasa de sobresaltos y amenazas opositoras como sobrada en confianza, donde con lo único que se animan las parroquias y las huestes enemigas es cuando el propio Page revuelve un poco el cotarro, se calienta y se marca uno de sus sainetes televisivos. Y como hace ya tiempo que no monta uno pues esto es una balsa de aceite y no te digo ya comparado con la Filomena que tienen montada los vecinos de Madrid y Murcia.
Tan es así la cosa que al ínclito consejero de oposición gubernativa, señor Paco Núñez, a lo más que ha llegado en su audacia ofensiva contra el califa toledano ha sido colgar un tuit de apoyo a la presidenta madrileña. Algo que como pueden comprender ha estremecido al estratega operativo de Isabel Díaz Ayuso, el curtido y batallador Miguel Ángel Rodríguez. Vamos que ya solo con eso, la campaña está ganada.
Por ahí fuera de nuestras fronteras castellano-manchegas, que ya saben que ya nos hemos hecho con unas, se ha vivido a lo largo de las dos pasadas semanas en una convulsión perpetua, que ni comiendo paraban de convocar, hacerse mociones, destriparlas, dimitir, transfugarse o traicionar a los traidores, dejar vicepresidencias, intentar abrazos de oso y acabar con arañazos en el morro. Vamos que uno mismo, por poner un ejemplo, tuvo que cambiar la semana pasada tres veces el artículo y al final en medio del lío acabó por mandar el segundo en vez del último, que es, claro, el que salió publicado, pero no se notó mucho, porque al postrero perdido por los arcanos digitales a nada también le habían salido ya no sé cuántas canas, arrugas y ojeras.
Pero eso es por ahí fuera. Por aquí ni siquiera un concejal resuella. Los de la implosión naranja por nuestra tierra ya lo tienen claro, disfrutar de lo que les queda y donde les queda, pues ya en las últimas generales se quedaron a cero en todo y ver la forma de arrimarse y que Emiliano les de algún cariñito y les deje de algo, aunque sea de asesores de la migración de las grullas. Aunque de nuevo habrá que traer otra vez a colación a Núñez y a otro mensaje tuiteado por tres o cuatro adictos. Decía que a él también le estaban llamando relevantes miembros de Ciudadanos para ofrecerse. No lo pongo en duda. No faltara algún trasvase y de al menos un par de ellos es notoria la incomodidad que tienen y las ganas de dar el salto en cuanto tuvieran una oportunidad factible, aunque la inanidad del interlocutor retrae la intención de cualquiera por más que la certeza del desastre sea absoluta. Pero si no hay nombres pronto esto a lo que suena es a hacerse un ‘colau’ que se llama ahora al pretender hacer ver que se está en todas las pomadas.
A uno lo que le viene a la cabeza con todo ello es aquello que antes se decía por los pueblos. Aquello de ‘aquí nunca pasa nada’. Que quedó bastante obsoleto porque resulta que donde se decía no paraban de pasar cosas y siguen pasando. Excepto, ¡qué cosa tan rara!, en la revuelta política que sin embargo aquí en Castilla-La Mancha parece seguir hibernando y en el más placido sueño, con perdón de la pandemia y las estabulaciones perimetrales. Y es que en realidad lo cierto es que ‘no puede pasar nada’. Bueno, sí. Que Emiliano en un repente o por aburrimiento o por vaya usted a saber que gana o desgana se nos suelte un día y anuncie que se va a casa, a Europa o a la ONU.