scorecardresearch
Pilar Cernuda

CRÓNICA PERSONAL

Pilar Cernuda

Periodista y escritora. Analista política


Pablo Iglesias no está quieto

24/09/2021

Los hay que se van definitivamente de la política, y los hay que hacen como que se van pero se quedan. Pablo Iglesias pertenece a este último grupo, y además de seguir en el candelero con presencia en varias tertulias en medios de comunicación, va a dirigir el Instituto 25-M, una especie de fundación vinculada a Podemos.

Junto a su amigo Juan Carlos Monedero se dedicarán a difundir la ideología y las políticas sociales que promueve Podemos. Crearán nuevos medios digitales de comunicación, quieren organizar foros dentro y fuera de España y potenciar sus lazos con los países latinoamericanos habituales, Venezuela, Cuba y Argentina, relaciones que les sirven además de vehículo de captación de fondos. Una tarea que habitualmente ha llevado Monedero, en ocasiones rozando la ilegalidad, lo que ha provocado investigaciones judiciales todavía en curso. En ello están quienes interrogan al Pollo Carvajal, ex jefe de los servicios de inteligencia de Maduro. Monedero ya se vio en la necesidad de regularizar sus obligaciones con Hacienda ante ingresos que no había declarado… o no había declarado como correspondía.

Pablo Iglesias se mueve, pero también otros personajes de Podemos, próximos a Podemos, o que han formado parte de Podemos, lo que convierte al partido en una formación con permanente protagonismo político. Errejón publica ahora un libro en que se recoge las razones de su desencuentro con Pablo Iglesias, con datos reveladores, alguno de ellos muy curioso. Describe muy bien la dependencia de la gestión del partido a los intereses del círculo íntimo de Pablo Iglesias, lo que provocó la desbandada de los fundadores. Y coincide la noticia de que Iglesias dirigirá el Instituto 25-M con la intensa actividad que despliega Yolanda Díaz, elegida por Iglesias para ser la candidata de Podemos a la presidencia del gobierno, aunque no pertenece al partido.

Después de varias intentado no asomar excesivamente la cabeza, desde su regreso de las vacaciones se ha convertido en uno de los miembros del gobierno más audaces y que provoca más titulares. Por lo que propone, por su acercamiento a En Comú y Ada Colau, por las discrepancias que mantiene con Nadie Calviño por defender iniciativas de gobierno que no convencen a la vicepresidenta económica. Y también porque, después de no inmutarse ante los avances de Belarra y Montero para demostrar que ellas mandan en Podemos y en el gobierno, Díaz ha encontrado su propio espacio ajeno a las dos dirigentes de Podemos. Se ha convertido además en la persona que, dentro del gobierno, despacha con Pedro Sánchez sobre todos los asuntos relacionados con los ministros podemitas.

El otoño se presenta entretenido: Sánchez pone toda la carne en el asador para recuperar el terreno perdido, Errejón enseña sus cartas, Pablo Iglesias se hace presente… Y se reduce el espacio de influencia en el que se encontraban tan cómodas Belarra y Montero, aunque Podemos no dejaba de bajar en las encuestas.