ESCAÑO CERO

Julia Navarro

Periodista y escritora


Lo que queda de Ciudadanos

20/02/2020

Hace poco más de un año Inés Arrimadas tenía un buen cartel incluso entre quienes no votaban a Ciudadanos. Había quienes pensaban que tenía más cualidades políticas que Albert Rivera, y eso que ya había provocado alguna decepción cuando ganó las elecciones en Cataluña y no se sometió a una sesión de investidura por mucho que supiera que no la iba a ganar.

Ese fue su primer error. El segundo venir a Madrid convertida en poco menos que un clon de Rivera, y sobre todo sobreactuando, optando por un tono histriónico en todas sus intervenciones públicas.

Ahora ya no despierta excesivo entusiasmo ni siquiera entre los suyos. En lo que queda de Ciudadanos hay quienes le disputan el liderazgo y está por ver que no lo consigan. Porque la verdad sea dicha Inés Arrimadas ha perdido tirón.

Pero la cuestión de fondo ni siquiera es quién se va a hacer con el liderazgo de Ciudadanos sino si este partido va a ser capaz de sobrevivir a sus propios errores y le va a terminar pasando lo que le paso a la UpyD de Rosa Díez ¿recuerdan? y por tanto terminar desapareciendo.

Ahora Inés Arrimadas intenta cerrar acuerdos con el PP en un intento casi desesperado por sobrevivir pero mire usted por donde el Presidente de Galicia, Núñez Feijóo se resiste a coaligarse con Ciudadanos.

Lo cierto es que la aparición de Ciudadanos concitó muchas simpatías en el electorado porque este partido parecía ser la solución para que los dos grandes, PSOE y PP, no tuvieran que depender de los nacionalistas e independentistas. Pero además porque se le suponía capaz de templar al PSOE y al PP evitando que se escoraran uno excesivamente a la izquierda y el otro excesivamente a la derecha.

Pero Albert Rivera le dio una puñalada de muerte a su propio partido poniendo en marcha una estrategia disparatada cuyo resultado es que Ciudadanos hoy está sumido en la irrelevancia.

No sé si será Inés Arrimadas u otro de sus dirigentes quién se haga cargo de lo que queda de Ciudadanos, pero no lo va a tener fácil sea quién sea el que se haga con el santo y seña del partido.

Hoy Ciudadanos no cuenta, desde el PSOE ni le contemplan, y al PP no le inspira el menor temor (los populares temen a VOX pero no a Ciudadanos).

Definir quienes son, cuales son sus objetivos y que van a proponer a la sociedad española son algunos de los primeros pasos que tendrá que dar quién se haga con el liderazgo del partido naranja. Pero sobre todo tendrán que convencer a la sociedad española que son un partido de fiar y eso si que lo tienen difícil.

Veremos qué son capaces de hacer Inés Arrimadas y los suyos con lo que queda de Ciudadanos. A lo peor, nada.