LA PLUMA CONTRA LA ESPADA

José Manuel Patón


El tiro por la culata

29/07/2020

A la Corinna Larsen le ha salido el tiro por la culata. Que conste que no voy a defender al Rey Emérito, porque el mérito se lo ha ganado a pulso. Es lo que tiene la Monarquía, que debía ser ejemplar en todos los aspectos, y con todo, hay zonas de niebla en su comportamiento. Pero la historia predice cómo son los Borbones, y si no que se lo digan a Godoy, cuya meteórica carrera se la atribuye algunos a la mujer de Carlos IV, cuando no a él. El Godoy empezó de sargento y terminó de jefe de los españoles por su cara bonita. Ahí están los libros de historia.
Tampoco se le puede atribuir al Rey Emérito un mal comportamiento en el tema de los dineros, pues su abuelo salió de España con una mano delante y otra detrás, y tuvo que recurrir a sus acólitos para sobrevivir. El puñado de tierra de la protagonista de ‘Lo que el viento se llevó’, fue una premonición para no volver a pasar hambre.
Los reyes tienen que tener su propia fortuna personal como todos los reyes europeos para ser independientes de los gobiernos de turno. Hasta ahí lo admito, como su afición por la caza, que tampoco es novedosa en la sangre real. Lo del elefante no tiene mayor importancia, porque hay países en los que para evitar que la población de elefantes crezca desmesuradamente, véase por ejemplo Kenia donde está prohibida la caza, y donde tampoco hay árboles porque el equilibrio debe ser el equilibrio,  y es el ejercito desde un helicóptero el que pone a raya a la población de paquidermos, con gran pena para el que ve las imágenes de caer bajo las balas de las ametralladoras crías, elefantas y elefantes de cualquier edad. Lo peor ha sido caer en el chantaje de la Corinna e intentar pagar su silencio con una transferencia, que todavía no está demostrado sea cierta.
La tal Corinna es un personaje vil, que abusando de su físico se ha colado en la historia de España con ganas de hundir a D. Juan Carlos, que tanto hizo en la transición. A la Corinna la están investigando los Tribunales españoles porque se ha pasado de la raya, y con medias verdades y medias mentiras, ha puesto de relieve su corazón de alimaña. Como decía Sabina, la frente muy alta, la falda muy corta y la lengua muy larga. Como una serpiente de cascabel, mientras luce esas joyas que para otros serán, se ha puesto a largar a ver si saca más. Ansia viva dice Mota. Pero por más sacar, se ha metido en la boca del lobo, y digo así, porque ha entrado en el circuito del Comisario Villarejo, donde todo el que lo toca termina manchado de mentira y felonía. A Viriato lo mataron sus generales con la promesa de pagarles su felonía, y cuando fueron a recoger el dinero los ajusticiaron con la famosa frase de ‘Roma no paga a traidores’. Espero que ésta termine así. Y es que la historia de Corinna más allá de la carne, pasa por perjudicar a España y a sus Instituciones, y no estaría de más que terminase con los huesos en el trullo.