MIS RAZONES

Pilar Gómez


Esto ya no da más

05/04/2020

La rectificación sobre la necesidad en el uso de las mascarillas, uno de los episodios más nefastos de cuantos ha protagonizado Fernando Simón, el máximo experto del Gobierno para afrontar la crisis, es el compendio de una realidad: este Gobierno no está capacitado para conducir con solvencia  esta desmesurada crisis. Ya no da más.
Desde el punto de vista sanitario, los datos no pueden resultar más desalentadores. España está en el top mundial de fallecimientos y contagios, sin estrategia clara, con vaivenes continuos, con dudas tremendas y con un 20% de sus profesionales infectados. Sin abandonarse al derrotismo cabe pensar que nada está saliendo bien, excepción hecha de la entrega y la valentía de un puñado de héroes que combaten en primera fila contra el mal.
El otro frente, el económico y social, también es un disparate, con una ministra de Trabajo que, evidentemente, acaba de demostrar a escala nacional, que no da la talla. El Gobierno transmite una sensación de amateurismo que invoca a la inquietud. Tan sólo Margarita Robles y Nadia Calviño logran transmitir un ápice de tranquilidad.
Pedro Sánchez prorroga el estado de confinamiento, es decir, la paralización absoluta del país, sin tener claro ni el plan, ni el proyecto. Y sin gozar ya de la mínima credibilidad con la que podía contar hace unas semanas. Pese al empeño del su equipo de publicitarios de Moncloa, su respaldo social  está bajo mínimos. Macron, Merkel, suben en la valoración y respeto de sus ciudadanos. Hasta el italiano Conte, en situación similar a la nuestra, goza del respaldo de su gente.
Sánchez se ha esfumado como líder. Aparece en televisión en estado de brumosa confusión, atemorizado por el desastre, sin apenas nada que ofrecer, salvo comentarios inútiles sobre lo que ya todos sabemos. España necesita un liderazgo firme, solvente y democrático  para salir de este terrible atolladero. Ha llegado el momento de pensar en una alternativa plural, amplia, eficaz y constitucional.