scorecardresearch
José Manuel Patón

LA PLUMA CONTRA LA ESPADA

José Manuel Patón


La Ley de la Memoria Histórica coja

20/10/2021

La Ley de la Memoria Histórica estaría muy bien si intentase reponer algunas injusticias que se han cometido a lo largo de un enfrentamiento civil como el que asoló a España en los años 30, 31, 34 y 36. Pero la cosa no va a acabar aquí. Como la memoria solo está hecha para reponer el honor, la dignidad y la justicia de una parte, y es evidente que en España existieron las Checas y las torturas realizadas por personajes pertenecientes a los revolucionarios, -que decían que eran republicanos pero que luego vimos en Rusia lo republicanos que eran-, la otra, cuando sea mayoritaria, con todo el derecho del mundo, modificará esa ley para subsanar las 'omisiones' voluntarias que han tenido los redactores de la actual.
Digo yo que la honradez y la amplitud de miras se demuestra andando y que Zapatero nunca la ha tenido, y que Felipe González, por analizar su discurso en el Congreso del PSOE de estos días sí la ha tenido. La diferencia entre uno y otro es obvia. Uno, Felipe luchó por la paz de todos los españoles y el olvido de todas las diferencias, desde Suresnes, hasta que en el 82 sube al poder. Estuvo casi 30 años de activo en la política, y salvo errores que todos los tienen, lo que más tiene es el respeto de prácticamente todos los españoles y ha pasado a la historia como los grandes dirigentes de grandes naciones del mundo. El otro va a pasar como representante de Maduro; por cierto, ¿por qué tanto ocultismo con las 40 maletas de Delcy Rodríguez que vinieron de Venezuela en secreto? ¿Qué tenían las maletas? Unos dicen que dinero, otros dicen que lingotes de oro. ¿Cuál es la versión oficial? Tenemos derecho a saber qué ingresaron en España de una manera tan delictiva.
Por último volviendo a la memoria histórica, es inaudito que no protejan a las víctimas del terrorismo. Se prohíbe el franquismo, pero no se prohíbe que los verdugos de la ETA, cuyas víctimas todavía sangran, tienen dedos y miembros cortados, exalten su ideología. ¿Cómo se come eso?
¿Podríamos entender que se hiciera una fiesta a alguno de los pilotos que tiraron las bombas de Guernica y que a tantas personas inocentes asesinaron? Allí murieron muchos niños.
Sin embargo, se permite la emulación y homenaje a quienes han matado a familias enteras, dejando a personas sin piernas, mediante bombas en el Hipercor de Barcelona, en la plaza de la República Argentina de Madrid, y en diversos Cuarteles donde murieron hijos de Guardias Civiles.
¿Acaso los muertos socialistas y demócratas no tienen derecho?
¿Son distintos los niños de uno u otro bando? ¿Los asesinatos de la ETA son de mejor condición?
Un diputado de Ciudadanos lo puso el otro día de relieve en el Congreso, y me gustó que fuera un político ajeno a los dos partidos mayoritarios. No era un ¡tú más!, como con el tema de la corrupción, donde uno habla de la Gürtel y otro de los ERES.