APUNTES

Pedro Calvo Hernando

Escritor y periodista


5 de enero, la fecha más importante

23/12/2019

La fecha del 5 de enero, marcada por ERC como muy probable para enmarcar la investidura de Pedro Sánchez, es ahora la más importante del calendario político español. Ese señalamiento por obra de ERC, es el casi seguro anuncio de que la investidura está a la vista y es también la prueba de que ese partido no duda en ponerse de acuerdo con el PSOE y con Sánchez para con ese eje sacarnos del horrible atolladero político en que todavía andamos metidos. Ese sector del independentismo catalán sigue exhibiendo la vieja bandera porque seguramente no tiene otro camino para colaborar en el enderezamiento de la muy seria crisis política en que este país anda metido.

También tiene gracia que eso ocurra así mientras que la derecha, toda, no solamente Vox, se empecina en negar el pan y la sal a los partidos que defienden la independencia, aun a sabiendas de que tal cosa no la conseguirán, lo mismo que la izquierda española no conseguirá realizar ningún plan, si es que se lo propusiera, para suprimir todos los vestigios que apunten respeto a las peculiaridades políticas, económicas, culturales o filosóficas. Vamos a ver si de una vez por todas los diversos partidos se deciden a respetarse unos a otros, sin caer en maximalismos de ninguna especie. Oriol Junqueras ha dejado claro estos días cuáles son sus perspectivas, orientadas por el respeto.

Eso de la vía dialogada sin renunciar a un referéndum institucional negociado es una manera de dialogar precisamente, a sabiendas todos de que ni habrá independencia para unos ni habrá ancha es Castilla para los otros. España no tendrá salida si no ceden todos en su parte. Cuando digo todos me refiero a los independentistas, a la derecha nacional y a la izquierda española de toda la vida. Ninguno de esos sectores puede ni debe salirse de ese juego pues tal cosa solamente conduciría a la desgracia y al crujir de dientes. Quien no lo entienda así al final no entenderá nada y se precipitaría en el abismo, arrastrando tal vez a los demás.

Yo creo que la palabrería tiene sus días contados y que antes del 5 de enero la cordura y la sensatez habrán tomado posesión de este antiguo y gran país. Es que además no me caben otras salidas en la cabeza ni creo que le puedan caber a nadie, por mucho que todavía parezca que lo intentan. En la derecha, es Pablo Casado quien de vez en cuando se expresa en términos sensatos y que poco tienen que ver con sus acostumbradas trifulcas terroríficas, que luego nada tienen que ver con posibles soluciones sensatas. Vamos a ver al PP, que ya dispone de pocos días, como les sucede a todos, cosa que todos saben de sobra, sean o no consecuentes con ello en sus actos y en sus palabras.

Estos días que vienen lo son de reflexión obligada para todos, a no ser que nos volvamos locos de atar y echemos por tierra todos los trabajos y preocupaciones que venimos mostrando en los últimos tiempos. Sensatez, generosidad, inteligencia, sentido común, que debe ser el más común de los sentidos, no el menos. Yo pido a mis compatriotas que no se paren en disquisiciones inútiles y que ayuden a todos los demás a salir del atolladero. Es una obligación ineludible, mis queridos amigos. Pues ya lo sabemos todos.