El retablo de la Capilla de la Asunción luce de nuevo

Jonatan López
-

El convenio de la Fundación Globalcaja y el Cabildo de la Catedral de Cuenca permite recuperar una joya pintada por Martín Gómez el Viejo en el siglo XVI

El retablo de la Capilla de la Asunción luce de nuevo

Gracias al convenio entre Globalcaja y la Catedral de Cuenca, el retablo de la Capilla de la Asunción, del Deán Barreda, o de los Laso Cobo podrá lucir de nuevo en su ubicación a finales de mayo para el disfrute de devotos y visitantes. Se trata de una excelente obra elaborada por Martín Gómez el Viejo entre 1556 y 1558, que se repara en el taller de la restauradora conquense Mar Brox.

Carlos de la Sierra, presidente de Globalcaja, y José Antonio Fernández Moreno, deán-presidente del Cabildo de la Catedral de Cuenca, formalizaron este importante acuerdo que permite financiar la restauración, junto con la asociación Amigos de la Catedral, y continuar así con la recuperación de rico y valioso arte de la seo conquense.

De la Sierra, que trasladó la enhorabuena a los responsables catedralicios y la extendió a la ciudadanía conquense, recordó la participación de la entidad financiera en la instalación de la nueva iluminación artística del templo y la colaboración estrecha que «es una forma magnífica de hacer las cosas. Cuando hay colaboración entre todas las partes, las cosas se llevan a efecto».

El retablo de la Capilla de la Asunción luce de nuevo El retablo de la Capilla de la Asunción luce de nuevo - Foto: LOLA PINEDA Por su parte, Fernández Moreno manifestó que, «una vez más, el compromiso de Globalcaja con el principal templo de la Diócesis es una alegría y un motivo de satisfacción». Agradecimiento que hizo extensivo a los Amigos de la Catedral y a los visitantes, cuya aportación permite mantener la Catedral. En tiempos de pandemia, el Cabildo «está deseando que pase la crisis sanitaria, para abrir nuestras puertas y nuestros vecinos y visitantes puedan participar de la belleza de nuestra Catedral. Que el culto interrumpido pueda continuar». 

Puro Renacimiento. La capilla, fundada entre los últimos años del siglo XV y principios del siglo XVI por el deán de la Catedral, Gregorio Álvarez de Alcalá, estuvo dedicada al culto en un primer momento, pero Juan de Barreda –el siguiente deán– dotó el espacio con el retablo que finalizará en pocas semanas su restauración, explicó el director de la Catedral, Miguel Ángel Albares, quien apuntó que «es una de las más maravillosas pinturas del Renacimiento conquense y, se integra dentro del círculo pictórico de los Gómez». Se trata de Martín Gómez el Viejo «y una dinastía de fantástico pintores, que aprenden su técnica de Yáñez de Almedina  y éste de Leonardo Da Vinci». 

La recuperación del retablo no será lo único que se lleve a cabo en la capilla de la Asunción, puesto que se ultima el embellecimiento del espacio. Asimismo, el director de la Catedral avanzó que actualmente hay 270 personas inscritas en la asociación Amigos de la Catedral, que con su cuota de 35 euros anuales «permiten tener una programa de restauraciones ambicioso». 

El retablo de la Capilla de la Asunción luce de nuevoEl retablo de la Capilla de la Asunción luce de nuevoEn ese sentido, apuntó que las siguientes obras de la lista de restauraciones son una copia de El Descendimiento de Caravaggio y el antiguo lienzo del siglo XVIII de la Capilla de San Julián, que estaba clavado sobre la tabla del santo vestido de pontifical del siglo XVI. Otra pintura en tabla del taller de los Gómez, La cruz desnuda o Los discípulos de Emaús, del siglo XVI y que estuvo en la Capilla de los Apóstoles, espera su turno.



Las más vistas