Casado achaca el mal resultado a la división de las derechas

Agencias
-

El PP reconoce su fracaso, se compromete a trabajar para recuperar el apoyo ante las elecciones del 26-M y exige al PSOE que no se alíe con los independentistas

Casado achaca el mal resultado a la división de las derechas - Foto: Javier Lizón

El líder del PP, Pablo Casado, admitió ayer que el resultado de su partido en las elecciones generales ha sido «muy malo» y se comprometió a trabajar con «la máxima ilusión y responsabilidad» para «recuperar el apoyo de los electores» ante las próximas elecciones de mayo. 
En este contexto, pidió, además, al PSOE un Gobierno en el que no entren los independentistas. 
«Siempre he dicho que el PSOE es un gran partido, clave en la historia reciente de España y, visto el resultado, espero que pueda llevar acuerdos de gobernabilidad sin necesitar a los independentistas». Para el PP «lo primero es el país y esperemos que nuestra nación esté a la altura de las circunstancias», declaró. 
En esta línea, y dado que falta un mes para las autonómicas, municipales y europeas, el conservador señaló que los resultados del 28 de abril deben servir para demostrar que el centro-derecha debe unirse y hacer una estrategia de campaña con la que el votante se dé cuenta de que la «fragmentación solo ha favorecido a Pedro Sánchez». 
Casado se mostró convencido de que el partido sabrá estar «a las duras y las maduras» y de que es una formación que se «crece ante las dificultades», por lo que empezará a trabajar para recuperar los apoyos. 
El popular avanzó que mañana celebrará la reunión del Comité Ejecutivo Nacional que analizará la debacle electoral y para hoy, ha convocado a la cúpula para hacer una primera valoración.