Quilombo en el Bernabéu

SPC
-
Quilombo en el Bernabéu - Foto: Stringer .

La Conmebol traslada la batalla entre River y Boca a Madrid al designar el templo blanco como sede de la final

Las luces de Navidad adornan desde hace algunos días el Paseo de la Castellana, una de las arterias sobre la que se alza majestuoso el Santiago Bernabéu. El invierno se aproxima y el frío comienza a sentirse con intensidad, aunque en la capital española se esperan días de calor.  
Y, también, de cierta tensión. La final de la Copa Libertadores entre River Plate y Boca Juniors, ese accidentado ‘superclásico’ argentino cuyo desarrollo está superando al más fantasioso guion de ficción, tendrá al estadio del Real Madrid como impensado escenario de la definición. Si la Conmebol  no da un nuevo giro de último momento a la trama. 
El duelo entre los archirrivales de Buenos Aires ya era seguido con atención en España, pero la noticia de que el partido se juegue en Madrid colocó al duelo en el epicentro mediático. Y también del Gobierno español, que prevé un dispositivo de seguridad sin precedentes.