Eurocaja cierra un 2019 récord en beneficios y solvencia

C.S.Rubio
-

Los beneficios de la entidad se han incrementado en un 60% y termina el año con 37.000 nuevos clientes y una cobertura ante riesgos que dobla la media del sector. «Hemos pulverizado nuestras previsiones», apunta su director general, Víctor Martín

Eurocaja cierra un 2019 récord en beneficios y solvencia

Eurocaja Rural acaba de cerrar la cuenta de resultados de 2019 con un beneficio antes de impuestos de 40,1 millones de euros, un 64,30 por ciento más que en 2018. Una cifra récord que se traduce también en unas de las mejores ratios de rentabilidad y solvencia del país.  
En materia de rentabilidad, su ROE (Return on Equity), o lo que es lo mismo, la ratio que mide la rentabilidad financiera y uno de los indicadores más estudiado por los inversores, ha terminado 2019 en un 9,1 por ciento, muy en línea con las mejores tendencias sectoriales, lo que le permite reforzar los recursos propios de una manera significativa.
«Hemos pulverizado nuestras previsiones», reconoce el director general de Eurocaja Rural, Víctor Manuel Martín. «Y lo hemos conseguido abriendo oficinas y contratando, frente al mal generalizado de cerrar y despedir», subraya.
Y es que, como insiste, en las entidades financieras «no sobra gente, falta negocio, lo que había que hacer es buscar ese negocio». «Nosotros abrimos oficinas y contratamos personas donde otros han estado y ya no quieren estar, los pequeños y medianos municipios».  
Una apuesta que se traduce en datos: 37.000 nuevos clientes en un año ( más de 452.000 en total) y un apabullante crecimiento de la inversión crediticia. En concreto, los créditos concedidos han subido un 8,4 por ciento, frente a una media sectorial que no supera el 1,5. 

En total, la inversión en créditos ha crecido en más 300 millones netos en relación al año pasado, con 1.000 millones de euros concedidos y 17.905 operaciones firmadas. Un éxito que, como bromea Martín, no se debe a que en Eurocaja Rural «atemos a los perros con longanizas», sino a que «estemos cerca del clientes y sus necesidades».  
En este sentido, desde la entidad se insiste en la mejora  in crescendo del índice de cobertura para operaciones fallidas, que está ya en el 129,08. Es decir, que por cada euro que se presta, Eurocaja Rural cuenta con 129 de ‘colchón’, el doble que el promedio del sector, según confirma Martín.
Dato que se une a una baja morosidad, del 2,25 frente al 5,1 de la media estatal, lo que le permite afirmar a Martín que «estamos haciendo las cosas bien, tenemos la mitad de morosidad y el doble de cobertura que la media del sector». Y que justifica en dos factores claves: «una base de clientes fantástica, solventes, fieles y honrados»  y un modelo de negocio conservador, basado  en la  viabilidad, finalidad y garantía de los proyectos en los que se invierte.
Con todo, desde Eurocaja Rural se reconoce «pequeños síntomas de desaceleración», que, si bien no considera aún "graves»,  «nos preocupan los datos  de enero y esperamos que no sean producto de un  enfriamiento rápido de la economía».
Más Solvencia.

Ante este panorama, unido al cambio de normativa que se avecina, Martín avanza ya que la entidad seguirá en los próximos ejercicios inyectando solvencia a sus cuentas. «Vamos a meter paladas de hormigón a los ya seguros cimientos de Eurocaja Rural», afirma.
En estos momentos,  la entidad gestiona 5.857 millones de euros de sus clientes, experimentando una clara evolución positiva de 308 millones de euros. En este punto, se puede decir que Eurocaja Rural cuenta con una importante liquidez disponible, cuantificada en 1.925 millones de euros a cierre de 2019.
En cuento a los recursos propios disponibles, estos se sitúan en los 475 millones, cifrando el ejercicio con una ratio de capital  CET1 (solvencia) del 17,19 por ciento, cuando la exigencia del Banco de España para la entidad es casi cinco puntos inferior (11,63 por ciento).  «Somos una de las entidades más solventes del sector», defiende la dirección de Eurocaja Rural.
Como concluye Martín, «es posible ser rentable y eficiente desarrollando una gestión realista, transparente, coherente y moderada si se aplica con responsabilidad y sensibilidad, pese a los tiempos de incertidumbre, elevada competencia en el sector, normas muy exigentes y un entorno difícil, dominado por tipos de interés oficiales nulos o negativos».
Algo que, recalca, se ve en la evolución de la cuenta de resultados del año, que ha venido marcada por la mejora y consolidación de los ingresos recurrentes y en el uso eficiente de los recursos disponibles. El buen comportamiento de los primeros activaron la generación del margen bruto hasta alcanzar una cifra récord de 123,6 millones de euros, y complementariamente a la contención en los costes de explotación, explican la consecución de un margen neto de 50,1 millones de euros.