scorecardresearch

¿Amante del pan? Consejos para prepararlo en casa

Europa Press
-

Si has intentado hacerlo y no te ha quedado como soñabas a pesar de haber probado mil recetas y diferentes temperaturas de horneado... ¿Por qué no pruebas a cambiar la harina y ver si ahí estaba el problema?

Foto de archivo - Foto: CORTESÁA LEVADURAMADRE NATURAL B

Somos muchos los que hemos intentamos en alguna ocasión, sobre todo a raíz del confinamiento, hacer pan en casa, y aunque para algunos el resultado ya desde el primer intento ha sido bueno, para otra gran parte el esfuerzo ha resultado frustrante: el pan no sube, se cae, sabe raro, está duro, gomoso* y al intentar buscar la solución, miramos la manera de mezclar los ingredientes, el tipo de levadura, el amasado, el tiempo de fermentación o la temperatura del horno cuando, a lo mejor, el problema es tan simple como que no hemos elegido la harina adecuada.

Si aprovechando estos días festivos y las bajas temperaturas que hace en gran parte de nuestro país te invitan a quedarse en casa... ¿Te atreves a intentar conseguir un pan casero a la altura de las mejores panaderías?

La clave, como señala el panadero artesano Moncho López, escoger la mejor harina: "La mejor harina es la que más nos gusta o la que mejor nos funciona para cada producto. Las harinas molidas en cilindro de metal desarrollan masas más altas y hacen panes más vistosos, pero con peor sabor, mientras que con las morturadas a la piedra se obtienen panes más bajitos y compactos, pero con sabores más auténticos. Ahora bien, si lo que buscamos es la mejor harina para hacer pan en casa, la cosa cambia un poco, ya que en caso sí hay un tipo de harina mejor que otro y esta es la harina de fuerza".

¿Qué es la harina de fuerza?

La harina de fuerza es la que tiene un elevado contenido de proteína y, por tanto, de gluten, con las que se consiguen masas con una buena estructura, que levanta mucho y que son fáciles de trabajar, aunque los panes suelen ser un poco más gomosos en boca.

Por el contrario, cuando usamos harinas con poca proteína, logramos panes más bajitos, y que tienden a deshacerse y que son mucho más complicados de trabajar. Por tanto* "Si buscamos harina para hacer pan casero, lo que necesitamos es harina con gran cantidad de proteína, es decir entre 11 gr y 14 gr por cada 100 gr. La gran ventaja es que con un amasado digamos malo, que es el que hacemos todos en casa, podremos conseguir esponjosidad y el resultado va a ser un pan muy digno".

"Cuidado con dejarnos llevar por la vistosidad de algunas etiquetas de harina que ponen cosas del estilo a 'la de mi abuela para hacer pan al estilo tradicional', y cuando le damos la vuelta al paquete vemos que solo contiene 6 gr de proteína. Con eso no seremos capaces de hacer un buen pan en casa" - concluye el experto.

Otros trucos para que el pan en casa salga perfecto es respetar los tiempos de fermentación, para que el pan quede esponjoso por dentro y crujiente por fuera. Si puedes dejarlo toda la noche tapado con un trapo de cocina a temperatura ambiente, mejor. En cualquier caso debes tener en cuenta que la levadura química y otros impulsores aceleran los tiempos de fermentación mientras que la masa madre siempre irá más despacio. Además, busca una buena receta y sigue al pie de la letra las instrucciones. En todas las masas las cantidades deben ser exactas, por lo que tener a mano una buena báscula de cocina es fundamental. Asimismo el orden de los ingredientes a la hora de mezclar y los pasos del amasado deben ser igualmente rigurosos porque de ellos dependerá un buen resultado final.

 

ARCHIVADO EN: Recetas, Gluten