A debate el posible retraso de la Ebau

La Tribuna
-

Los ministerios de Universidades y Educación se reúnen este martes con los responsables autonómicos y la Conferencia de Rectores Crue para estudiar el posible aplazamiento de la Ebau tras el cierre de los centros educativos para evitar la propagación

A debate el posible retraso de la Ebau - Foto: Alberto Rodrigo

Los ministerios de Universidades y Educación se reúnen este martes con los responsables autonómicos y la Conferencia de Rectores Crue para estudiar el posible aplazamiento de la Ebau tras el cierre de los centros educativos para evitar la propagación del coronavirus.
Según las previsiones, en el encuentro, que se realizará por vía telemática y comenzará a las 10.30 horas, también se estudiará el calendario de matrícula universitaria para que se adapte a las circunstancias y los estudiantes no se vean perjudicados.
El cierre de las aulas está haciendo perder clases a los alumnos de 2ª de Bachillerato que el próximo junio se examinarán de esta prueba para poder acceder a estudios superiores, lo que ha llevado al Grupo 9 de Universidades (G9), que engloba a más de 170.000 estudiantes de nueve comunidades autónomas, a pedir que se revise la programación de la Ebau.
Ante esta situación, la Asociación Nacional de Profesores de la Enseñanza (ANPE) ha sugerido la posibilidad de "no examinar de los contenidos que no hayan sido impartidos", mientras que la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres del Alumnado (CEAPA) ha propuesto "recuperar las clases a final de curso o rebajar la materia curricular".
También la Asociación de Colegios Privados e Independientes (CICAE) ha reclamado un acuerdo con la Conferencia de Rectores para aumentar dos semanas el curso escolar y aplazar las pruebas de la Ebau.
Por su parte, el Sindicato de Estudiantes (SE) quiere que se reduzcan los temarios e incluso que se suspenda la prueba y que la nota media del Bachillerato sea la nota de corte para acceder a la Universidad.
Una medida que no apoya la organización Estudiantes en Movimiento en un sistema "en el que pervive la escuela concertada y privada", ya que considera que "eliminaría la única forma, aunque parcial y mal enfocada, de homologar los criterios de evaluación entre todas las estudiantes".