Nueva carta de teleasistencia con más compromisos de calidad

j.a.j. / toledo
-

A los 12 criterios del anterior documento, la nueva carta añade la accesibilidad del servicio para discapacidades diversas, información de recursos sanitarios y el envejecimiento activo

Nueva carta de teleasistencia con más compromisos de calidad - Foto: ï»David Pérez

La nueva carta de servicios de teleasistencia aprobada por la Dirección General de Atención a la Dependencia de la Junta recoge más compromisos de calidad, y otros detalles más pormenorizados de la asistencia que se dará con este servicio, que la carta anterior. Así se recoge en la resolución que la recoge, publicada recientemente en el Diario Oficial de la región.
La nueva carta estará en vigor al menos durante dos años, y seguirá rigiendo posteriormente mientras no se redacte otra versión del documento. El escrito recoge de manera más detallada lo que supone el servicio de teleasistencia para sus usuarios. En el caso de los compromisos medibles de calidad, que serán fácilmente medibles y cuantificables para los usuarios, estos pasan de 12 a 15. Los nuevos tres compromisos son uno específico para que el servicio sea accesible para distintos tipos de discapacidad, desde los de movilidad a los sensoriales; la oferta de información al usuario al menos cada trimestre de los distintos recursos de los que dispone, tanto sanitarios como sociales; y la medición del grado de satisfacción de los usuarios por su participación en actividades de envejecimiento activo.
A esto se suma una mejora de otro compromiso, el de la instalación ordinaria del terminal al usuario. Se pasa de un plazo de 15 días, desde que la Consejería de Bienestar Social da el correspondiente aviso a la entidad prestataria del servicio para que lo instale a otro de 10.
Por lo demás, se garantiza una visita domiciliaria al usuario, con elaboración de un plan de atención personalizada, en el mismo plazo de instalación del terminal. Este plan se irá actualizando, como mínimo, cada año, el mismo plazo en que se harán al usuario nuevas visitas domiciliarias. También se medirá la satisfacción de los usuarios del servicio con la enseñanza del uso y funcionamiento del terminal de teleasistencia. Se garantizará la fiabilidad y buen funcionamiento de estos aparatos. Se ofrecerá su reparación o sustitución gratuita en un plazo no superior a las 48 horas de los terminales averiados para evitar una desconexión del servicio. También se garantizará una prestación ininterrumpida de este servicio de teleasistencia, incluso en caso de avería, mediante la coordinación y respaldo entre sus distintas centrales. A esto se suma el compromiso de atención directa a la persona usuaria de este servicio, con una respuesta inmediata adecuada a la necesidad presentada.  A esto se suma una gestión personalizada, desde la teleasistencia, de la agenda del usuario, recordándole citas o gestiones periódica o esporádicamente. Por último, se reitera el compromiso de medir la satisfacción general de los usuarios con el servicio de teleasistencia que se les presta.
53.000 usuarios. Hay que recordar que el servicio público de teleasistencia facilita la permanencia y seguridad en el domicilio habitual de personas afectadas de discapacidad u otras situaciones de vulnerabilidad como edad avanzada. Garantiza al usuario la comunicación telefónica con una Central de Atención durante las 24 horas todos los días al año,  accediendo así a una atención permanente que ofrece una respuesta inmediata ante determinadas eventualidades.
Los requisitos para acceder a este servicio son los de estar empadronado en un municipio de Castilla-La Mancha y alcanzar al menos 40 puntos en el baremo de necesidad establecido en la norma que lo regula. Las personas mayores de 70 años que vivan solas tienen derecho al servicio sin necesidad de aplicación del baremo.
Según informaba el pasado mes de agosto, a través de una nota, la Consejería de Bienestar Social, la teleasistencia cuenta en la región con unos 53.000 usuarios. Precisamente, en ese mes se incorporaban 2.539 nuevos terminales, lo que extiende el servicio a 3.550 usuarios más.
El tiempo medio de instalación de estos dispositivos es de 5,5 días, poco más de la mitad de lo previsto en la nueva carta de servicios.
 El servicio ha incorporado criterios de personalización para atender de manera más efectiva a los usuarios.  Para ello ha establecido tres niveles con distinto grado de seguimiento. En el nivel 1 se encuentra el 70,31 por 100 de los usuarios y representa a quienes tienen mayor autonomía. En un grado intermedio se encuentran el 27,72 por 100 de los usuarios. En el nivel 3 aquellos que tienen más riesgo, y suponen el 1,97 por 100. El plazo estimado para acabar la personalización total del servicio es de un año.
Desde el 1 de abril se están renovando los dispositivos, ya que muchos usuarios están abandonando la línea de teléfono tradicional y esto obliga a incorporar tecnología móvil. Para ello se están utilizando líneas móviles de alta estabilidad que eviten la dependencia del servicio a la cobertura celular. A finales de 2019 habrá instalados 1.000 dispositivos digitales que abrirán la puerta a la integración con aplicaciones como monitorización o conexión con servicios sanitarios.