ACS se adjudica un proyecto en Australia por 3.400 millones

Efe
-
ACS se adjudica un proyecto en Australia por 3.400 millones - Foto: ACS

La constructora española liderará la construcción y el mantenimiento de una línea de metro de Brisbane. Se trata de la mayor inversión en infraestructuras de la historia del Estado de Queensland

ACS, a través de CIMIC y en consorcio con otras compañías, se ha hecho con el contrato para la construcción y mantenimiento de una línea de metro en Brisbane (Australia) por 3.400 millones de euros, según ha informado hoy el grupo español.
Se trata de la mayor inversión en infraestructuras en la historia del Estado de Queensland y el consorcio, liderado por tres empresas de CIMIC (Pacific Partnerships, CPB Contractors y UGL), ha sido seleccionado adjudicatario preferente para la financiación, diseño, construcción y operación del proyecto, denominado Cross River Rail.
Por su parte, CIMIC detalla en su web que Pacific aportará el 49% de la financiación y que el resto será aportado por DIF, BAM PPP PGGM y Ghella, a lo que añade que los ingresos para sus compañías equivaldrán aproximadamente a la mitad del valor de proyecto.
De la construcción se encargarán CP Constractor, Ghella y BAM, mientras que UGL se ocupará de la electrificación, así como del mantenimiento de la línea durante 24 años.
El proyecto comprende la construcción de 5,9 kilómetros de túneles y de cuatro estaciones subterráneas y dos en superficie, así como la instalación de los sistemas ferroviarios, incluyendo señalización y telecomunicaciones a lo largo de todo el corredor.
En su nota, el grupo ACS destaca que este "éxito" de CIMIC viene precedido de recientes adjudicaciones en Australia y Nueva Zelanda, tales como los proyectos concesionales del centro correccional y de tratamiento de Waikeria (500 millones de euros) o el proyecto regional ferroviario en Sídney (otros 500 millones).
Asimismo, participa en los principales proyectos de infraestructuras de Sídney, como el intercambiador de Rozelle (2.500 millones), obras del metro por 900 millones y obras ligadas a la alianza ferroviaria para el metro de Melbourne por valor de 600 millones.