ESCAÑO CERO

Julia Navarro

Periodista y escritora


11 de Noviembre

Sí, el 11 de noviembre será el "día después" de las elecciones generales, por tanto el día en que los "estados mayores" de los partidos tendrán que reunirse para estudiar y digerir los resultados de las urnas. 
Si las encuestas no se equivocan, o al menos no se equivocan mucho, el PSOE ganará las elecciones pero no con mayoría suficiente para gobernar en solitario, así que tendrá que mirar a derecha y a izquierda para ver quién con sus votos o su abstención permite a Pedro Sánchez formar gobierno. 
Ese momento será sin duda interesante porque habrá que ver si Sánchez mantiene todo lo que hace unos días dijo sobre Pablo Iglesias y Podemos en la interesante entrevista que le hizo Antonio García Ferreras en la Sexta. 
Pedro Sánchez lo dijo alto y claro: no habría dormido tranquilo si hubiese aceptado las condiciones de Podemos para formar un Gobierno de  coalición. 
Seguramente muchos ciudadanos coinciden con esta apreciación del líder socialista, sobre todo porque las diferencias entre el PSOE y Podemos son notables. Desde que solución dar a la crisis de Cataluña, al modelo de Estado, política económica, etc, etc. 
Y por más que en esa entrevista también dejó dicho que hay políticas en las que puede llegar a acuerdos con Podemos, no parece que esas políticas las quiera llevar a cabo desde un Gobierno de coalición. De manera que si el 11 de noviembre la suma del PSOE y Podemos da mayoría suficiente se continuaría con el mismo problema si Pablo Iglesias insiste en que Podemos forme parte del Gobierno. 
Así que Pedro Sánchez necesita una "mayoría suficiente", sí, suficiente para gobernar sin ataduras ni hipotecas, sin socios que digan que no se fían de él (como es el caso de Pablo Iglesias) y que exijan controlarle de cerca. 
Más allá de las palabras lo que también transcendía de la actitud de Pedro Sánchez al referirse a Pablo Iglesias es la falta de sintonía entre ambos. 
La pregunta que cabe hacerse es si el 11 de noviembre Pablo Iglesias volverá a impedir la investidura de Pedro Sánchez si este le niega entrar en el Gobierno. Pero también hay otras preguntas que hacer y es si Albert Rivera también impedirá la formación de un Ejecutivo socialista y ya puestos a preguntar, incluso si Pablo Casado sería capaz de sobrevolar la inmediatez del momento y con su abstención permitir gobernar a Pedro Sánchez. 
Todo esto claro, si gana el PSOE como dicen las encuestas. Porque ya se sabe que nadie puede dar por seguro lo que los ciudadanos vayan a votar. Quién sabe si habrá sorpresas.