Podemos se juega su futuro

SPC
-
Podemos se juega su futuro - Foto: Juan Carlos Hidalgo

La dirección morada intentará hoy cerrar la crisis interna desatada tras la decisión de Errejón de aliarse con Carmena y la salida de Espinar

Podemos afronta hoy una reunión crucial, en la que la dirección tratará de apaciguar la tensión reinante en la formación tras la crisis interna desatada por la decisión de Íñigo Errejón de concurrir a las elecciones con la marca de Manuela Carmena y la posterior dimisión de Ramón Espinar. Dos hechos que hicieron saltar todas las alarmas en el partido morado, que desde entonces busca la forma de superar el shock y pasar página de la que es su crisis interna más grave.
Esos son los objetivos de la reunión que el Consejo Ciudadano Estatal de Podemos -convocado de urgencia- celebra en Madrid y que la dirección pretende que sirva para «escuchar y lanzar un mensaje de unidad a todos los territorios y a toda la militancia».
«Calmar las aguas» en las comunidades es también la intención de ese giro que el pasado lunes daba la portavoz en el Congreso, Irene Montero, respecto a su postura inicial, al abrir la puerta al diálogo con Errejón, pero para que sea él quien se sume a la candidatura que construya Unidos Podemos.
Precisamente, la asistencia a la cita del ahora protegido de Carmena es una las incógnitas del día. La propia Montero señaló que debía ser «consecuente» y no acudir, ya que «se ha ido de Podemos y ha fundado otro partido». Lo mismo repitió ayer Ione Belarra: «No es muy coherente no haber participado de los órganos de Podemos para tomar una decisión así (presentarse en los comicios con Más Madrid) y ahora ir al máximo órgano de dirección del partido. Creo que no es muy coherente».
Tampoco está confirmada la presencia en la reunión de Pablo Iglesias, que se encuentra de permiso de paternidad. Todo indica, no obstante, que el líder morado interrumpirá su baja para intervenir, aunque no se descarta que sea de forma telemática.
Si finalmente no acuden, lo previsible es que la cita la piloten Irene Montero y el secretario de Organización, Pablo Echenique, como número dos y tres de la Ejecutiva, junto al resto de la cúpula morada.
Esta vez, además, tiene especial interés lo que expongan los líderes autonómicos que firmaron el pasado viernes la Declaración de Toledo, en la que llamaban «a la unidad, a la alegría y a la responsabilidad para ocupar un espacio que consideran esencial en el país porque no quieren que vuelvan a gobernar las derechas que tanto daño han hecho a España.
hablar con todos. En las horas previas al encuentro, desde la dirección morada se insiste en que van a intentar «trabajar por la máxima unidad posible» y «hablar con todos los actores», si bien aclaran que, de momento, únicamente han dialogado con IU en Madrid y organizaciones sociales para construir una candidatura «fuerte, colectiva y desde abajo» que pueda ganar al PP.
El partido de Alberto Garzón, sin embargo, ya ha remarcado que no solo negocia con Podemos. Después de reunirse el pasado lunes con la gestora nombrada para dirigir a los morados madrileños tras la dimisión de Espinar, ayer mantuvieron otro encuentro con Más Madrid, del que ambas partes destacaron la «sintonía» en la «necesidad de una candidatura única con todos los actores de la izquierda madrileña».
Todas estas variables, que determinarán el futuro de Podemos, son las que hoy tendrán que debatir los más de 80 miembros del Consejo Ciudadano Estatal, máximo órgano de dirección del partido.