Arranca el juicio contra el exprofesor del Conservatorio

Redacción
-
Arranca el juicio contra el exprofesor del Conservatorio

La Audiencia Provincial acoge el juicio contra el exprofesor de piano del Conservatorio de Música, J.M.M.T., de 52 años edad, que abusó sexualmente de varias alumnas durante los años en los que ejerció la docencia. Fiscalía pide 56 años de prisión.

En la mañana de este miércoles ha arrancado en la Audiencia Provincial de Cuenca el juicio contra el exprofesor de piano del Conservatorio de Música Pedro Aranaz de la ciudad, J.M.M.T., de 52 años edad, que abusó sexualmente de varias alumnas durante los años en los que ejerció la docencia en el centro, para el que fiscal pide penas que suman 56 años de prisión.

La Fiscalía considera que el procesado es autor de varios delitos continuados contra la libertad sexual, contra la libertad e indemnidad sexual por agresión sexual a menor de edad, contra la integridad moral y por exhibición de material pornográfico, durante el periodo en el que fue profesor, entre 1995 y 2015.

Según indica la Fiscalía en el escrito de acusación, el desarrollo de su actividad docente sometía a los alumnos «a continuos actos de menosprecio con actitudes marcadamente intimidantes, tales como empleo de tono de voz elevado en las correcciones, así como insultos y golpes a mobiliario, minando con ello la autoestima y voluntad de los mismos».

Y las alumnas menores de sexo femenino, «habitualmente les hacía objeto de actos y expresiones con connotaciones marcadamente sexuales, tales como manifestarles la ropa tenían que llevar, que enseñaran las piernas o el pecho, que eran muy guapas o tenían cuerpo bonito, así como referencias explícitas a relaciones sexuales».

En el marco de ese contexto de control emocional generado sobre sus alumnos, el procesado sometió a las alumnas de sexo femenino «a plurales actos atentatorios contra su indemnidad y libertad sexual de diferente intensidad», que iban desde manifestaciones verbales «denigrantes y vejatorias» o tocamientos varios, «hasta penetraciones vaginales y bucales», mantiene el ministerio público.